28/3/10

Casi

Casi aprendiste a mirar cuando de niño
me tendías la mano fuertemente
y agitabas el corazón en el barro.

Casi aprendiste a escuchar cuando inocente
me abrazabas en silencio y un te quiero
desbordaba en un  instante aquel ocaso.

Casi aprendiste a tocar cuando imberbe
dibujabas corazones en mi espalda
susurrando melodías en mi piel.

Olvidaste esos momentos de ternura
cuando no había más razón que una palabra,
ni más ensoñación que la vivida.

Olvidaste o te olvidaron.

Aprender o recordar metas lejanas,
insensible tú al tacto,
incapaz de tocar la lluvia de una lágrima,
el gozo del oído trastornado
por voces que interfieren el mensaje,
distante en ese barco que no ancla,
tan turbia y desleal esa mirada.

No hay comentarios: