26/3/10

A menudo

A menudo me despierta tu mirada fija en mí,
predador de baja cuna, altanero y aguerrido,
infringiendo en ese acecho mi derecho a dormir.

A menudo tu silencio cierne muros a mi vera
-gruesos como tantos nudos que he tragado y no escupido-,
pretendiendo que te halague y que encienda primaveras.

A menudo es tu sonrisa lo peor que me ha ocurrido
torpe, dura, pasajera, balsa hiriente y lastimera
devoradora de risas que enterré bajo tu olvido.

A menudo, tú lo sabes, muero en ti cuando te habito
dibujando corazones en cuchillos que escondí
y no hay día que no piense que la muerte es el camino.

2 comentarios:

santiago tena dijo...

hay muertes que son vida

Laura dijo...

Como la vida misma es muerte.
Un saludo