15/11/10

Divagaciones otoñales

Saturada de ti.
Saturada de mí.
Saturada del mundo.

Busco refugio en las letras
y las letras me invitan
a un suicidio calentito
de palabras malsonantes.

El tiempo es venganza,
la palabra flecha
cruel y envenenada
que no amortiguan
las hojas secas.

La música abisal
resulta acogedora
y el negro es el color
del impuro milagro.

Una flor transparente fluye
en una risa sin sentido
toda la tensión acumulada.

Cuerpos vacíos.
Botellas vacías.
Almas huecas.

Saturada de ti, de mí y del mundo.
Rumbo a  mi propio abismo
de palabras y nombres propios
que nunca serán verbos.

Mañana será buen día
para recoger la cosecha.

12 comentarios:

Jorge Encinas Martínez dijo...

Me siento muy identificado: ¡Cuántas veces he sentido esa saturación y me he refugiado en la escritura! Pero creo que lo que más me gusta es el optimismo del final y que mañana sea buen día para recoger la cosecha.
Un abrazo y te sigo

TORO SALVAJE dijo...

El otoño se está quedando a gusto.
Menudos destrozos está haciendo.

Besos.

El último post tuyo que me reconoce Reader es el de Cachitos de alma.
No sé que ha ocurrido pero estos dos últimos no los reconoce.

Pato dijo...

(me pasa lo mismo que a Toro, no se actualizan tus posteos, este lo vi desde face)

Mirá aquí es primavera y yo tengo las mismas divagaciones que vos, me refugio en lo que adoro.

Y aún así siento frío.
Besos.

Liliana G. dijo...

¡Uy! Los primeros coletazos del otoño parece que desarman corazones, sin embargo, todo tiene magia:

Porque el otoño también es parte de la vida,
no me vengan con que es tiempo de enojos,
la magia se percibe desde adentro
y porque es magia se viste con embozos.

Que mañana encuentres el sol entre las hojas secas.

Besos mil.

Anónimo dijo...

Me gusta el otoño, porque me centro mucho en la lectura, creo que le saco mas probecho. Como siempre me gustó tu poema. Besos sole

Sir Bran dijo...

Vengo rebotado de Xanela...
y me ha parecido acertado el impulso de venir a leerte.
La saturación no siempre es negativa.
Pero hay que ser conscientes de que la causa.
Cada una de tus palabras va conteniendo un sentir concreto.

Un saludo.

aniki dijo...

Mañana sería un buen día para empezar de nuevo. Cada amanecer nos brinda una nueva oportunidad.

Besossss.

Arantza G. dijo...

Divagaciones que nos unen.

He entrado a través de facebook porque no sé que está pasando pero blogger me impide entrar en unos cuantos blogs.
Besos

Jorge Torres Daudet dijo...

Es una estación muy proclive a ello, a ese sentir vacío todo lo que nos rodea, incluso a nosotros mismos. Más que vacío sería una sima profunda que no se ve el final; así se sienten muchos días en este Noviembre que,a Dios gracias,ya acaba. Aunque luego llegan las Navidades, y los vacíos se hacen más grandes, más presentes...
Un beso
Besos.

Leonel dijo...

Cuando nos sentimos así, tan saturados y al mismo tiempo vacíos, el ancla de salvación está allí, a portada de mano, en el nuevo día. Me gusta siempre más como escribes Laura, inicio a identificarme en tus versos.
Un fuerte abrazo.
Leo

Enrique Sabaté dijo...

Un suicdio calentito con chocolate y churros.

Besos.

Noray dijo...

No debemos descuidarnos, lo verdaderamente importante es la siembra, mucho más que la propia cosecha.


Un fuerte abrazo.