29/4/10

Cuando escribes

No sé si eres consciente
del poder de tus palabras,
ésas que te brotan del alma
cuando cruje o ríe,
que compartes con tanta gente
y que poca gente sabe o puede
compartir contigo.

Te echo de menos
sin haberte tenido nunca.
Sin haber escuchado tu voz,
mi oído la ansía.

Te echo de menos
sin haberte mirado a los ojos,
Sin haber cogido tus manos,
las mías las evocan.

Cada día dejas un estoy
en mis párpados cerrados
y tú no lo sabes,
 ni siquiera conoces aún
mis porqués,
el  terreno de mi camino,
ni mis cuándos,
ni mis dóndes,
ni mis para qués,
ni el dolor que inaudito
deja tu ausencia
en un día sin palabras.

Ni siquiera yo conozco
la raíz de mi extraña nostalgia.

No hay comentarios: