28/4/10

No soy de este mundo

Tengo que confesarlo:
yo no soy de este mundo.
Me volví camaleón en él
por pura supervivencia,
pero no le pertenezco
ni me pertenece a mí.

No me fundo con su ritmo,
no disfruto con su risa falsa
ni me  conmueve ese llanto
que sólo crece hacia fuera,
no me llenan sus palabras vacías
ni sus gestos, ni sus costumbres...
No me seduce su música.

A veces encuentro alguien
que parece que habla mi lengua
en la cueva extravagante
donde supuestamente
habitan seres como yo.
Pero tampoco soy de ese mundo.

Como el título del libro de mi amiga:
"En esencia, estamos solos".

1 comentario:

Hoba W. dijo...

Debe ser que sómos pequeños mundos sin mundo..