8/4/10

Lo que perdí

Perdí algo más que mis llaves aquella tarde,
         sola en la calle sola
donde la luz era escasa y el silencio
                  terror
 de pasos que lo rompían.

Perdí el despertar con bostezos,
        el columpio,
la pradera inclinada
por donde rodábamos entre risas,
el sueño profundo, la soledad, mi refugio...
Perdí la melodía que me cantaba por dentro.

Perdí algo más que mis llaves aquella tarde.
Aunque las hubiera encontrado,
mi casa ya no estaba donde la dejé,
ni yo volví a ser hogar nunca para nadie.

1 comentario:

Ian Welden dijo...

Muy impresionante Laura.
Me dejas pensando que yo también una noche perdí algo más que las llaves y luego andaba por ahí, "con un ladrillo en mis manos para mostrarle a la gente como había sido mi casa".

Un abrazo de consuelos.

íAN.