12/4/10

Tu luz de primavera

Está llegando el buen tiempo.
La luz me cegó hoy a través de ese castaño
que cada día me pasaba desapercibido.

Me gusta sentir cómo me miras desde allí;
todo se ilumina como la primera vez,
con la impaciencia del primer beso robado
después de muchos años en la fragua.

La luz me cegaba y coloqué mi mano
sobre los ojos para no verla;
la intensidad que lanzaba me dolía
como me dueles tú con tu forma de amar
tan intensa, tan frágil, tan  simple
y tan perfecta como la luz del día
a la hora del amanecer y del ocaso.

No hay comentarios: