10/4/10

Tu risa sola

Te ríes y con tu risa arropas el dolor;
al silencio mismo le arrebatas su sentido
para nunca morir como antaño entre sus garras,
ajeno a la belleza, reducido en sus manos.

Te ríes tú y no ve nadie - o casi nadie -
aquella nube grávida pero sigilosa
que embriaga y contamina de sal tus pensamientos,
la impotencia de vivir sin sentirse vivido,
de no ser, de ser tú en ese otro tú que ríe,
de amar la vida en sí misma, abstracta y concreta,
sin ser amado concreto ni abstracto al que amar.

No hay comentarios: