4/5/10

Divagaciones diurnas

Una parte de mí me traiciona,
me traiciona y se me escapa,
se me escapa y huye,
huye más rápido que el beso fugaz
que borramos por incómodo
o por supervivencia pura.

Una parte de mí anda escondida
y se deja atrapar por los versos
que nunca debí leer,
esos versos intensos tan incautos,
tan poderosos, tan tuyos,
que tú utilizas consciente
de su poder ;
esos versos que yacían escondidos
dentro de mí, silenciosos, discretos..
y que tú liberaste e hiciste grito.

Llevo tanto tiempo
doblegando mi destino
que ha crecido rectilíneo
y navego cómoda en él,
feliz, tranquila, plácida...
en una balsa de rosas
que huele a cálido hogar,
a voces serenas y risas
de infancias azules
y adolescencias mágicas.

Cuando me huye esa parte,
me basta soñar.
Los sueños quedan para siempre
grabados y míos
eternos y compartidos
en el silencio.

3 comentarios:

Hoba W. dijo...

"Llevo tanto tiempo
doblegando mi destino
que ha crecido rectilíneo
y navego cómoda en él,
feliz, tranquila, plácida...
en una balsa de rosas
que huele a cálido hogar,
a voces serenas y risas
de infancias azules
y adolescencias mágicas."

Qué delicia Laura, qué delicia leerte....

(Me pregunto si algún día conseguiremos engañar a la brújula y encarar el destino)

Un beso

Mayde Molina dijo...

A mi también muchas veces me basta soñar... el sueño, sus alas, su melodía, tomando fuerza en nuestro corazón, en nuestra ilusión de amor, en nuestros recuerdos, en nuestros versos.
Me encanta leerte, aquí seguiré...
Besos!

Anónimo dijo...

Me ha encantado Mari Tere