27/5/10

Reflexiones a las dos y media

Cuántas palabras pasan
a diario por nuestros oídos
y qué pocas se quedan
a vivir en nosotros,
qué pocas podemos recordar
porque fueron pincel
de nuestra existencia.

Sin embargo , los silencios...
Los silencios nos permanecen
durante mucho más tiempo,
ignorándose a sí mismos
cuando, como un acto reflejo,
los reducimos, los rellenamos
de esas otras palabras
que no son capaces de nacer
y de las que, aún nacidas,
nadie consigue escuchar,
de esas palabras que a veces
conseguimos escribir
pero que nunca se hacen voz,
de esas palabras invisibles
que caminan de incógnito
en la rutinaria verborrea
insustancial del mundo .

6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Es cierto que las palabras no permanecen. De hecho casi ni les hacemos caso.
No es problema de ellas sino de la poca fiabilidad de sus emisores.
En cambio los silencios nunca mienten.
Son tan reales como los vacíos que suelen acompañarlos.

Besos.

Abuela Ciber dijo...

Me agrado muchisimo lo que expresas.
sabes tengo palabras acunando que solo a un ser soñado se las diría???

Cariños con un suave abrazo

Mistral dijo...

Te dejo mis palabras que no digo.


.............

besos

Pluma Roja dijo...

El silencio está conformado de palabras cobardes que no nos atrevemos a decir.

Bello y profundo poema.

Saludos cordiales

FRANK RUFFINO dijo...

Caro:

Poema meditativo, ciertísimas palabras las tuyas: al final nos espera el gran silencio. Los que vivimos día a día, hora tras hora búscandole un sentido a la existencia, transitamos muchos silencios hasta el silencio mayor en donde ni alcanza el eco de estas palabras.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Se nota la pérdida de las neuronas en esa reflexión profunda. Desmarcada.... Desmenbrada... Genial...

Saludos y un abrazo.