11/6/11

Crecen

( Imagen de la red)


Es la primera vez.

Te quedas mirando pensativo,
desde la puerta abierta aún,
cómo se aleja alegre y sola.

Tu niña, tu frágil princesa,
comienza a ser una mujercita,
cada vez más independiente;
le han nacido unas alas fuertes
casi sin darte cuenta.

La sigues con la vista
prolongando tu lazo con ella,
como si  pudieras partirte en dos,
y dejar que tu espíritu
camine a su lado para protegerla.

Ella no se vuelve.

La calle es amplia, enorme,
y queda mucho mundo
por descubrir, por explorar...

Mirar atrás sería
perder oportunidades.

Ella crece mientras camina sola ;
el vacío de su pequeña ausencia
también te hace crecer a ti.

Por eso procuras no aferrarte
a la nostalgia de su risa
y de sus brazos tiernos
y piensas que todo va bien,
-como debe ir - y que  la vida sigue.

4 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

La calle siempre crece cuando hay quien le teme...


Saludos y un abrazo enorme.

TORO SALVAJE dijo...

El principio del vuelo.
El nido amarillea en silencio.

Besos.

Abuela Ciber dijo...

Y lleva tiempo entender su vuelo.... y aceptar sus colores.

Que tengas un grato fin de semana!!!!

Cariños

Amelia dijo...

Mi princesa de quince años ha iniciado aquí su vuelo:

http://m-h-h-r.blogspot.com/

Aunque quiere escribir de forma anónima, sabrás llegarle. Seguro.