27/6/10

De indios y vaqueros

Tendría yo unos diez años
y casi siempre callaba.
Veía con mis hermanos
una peli americana del oeste
con la opinión fragmentada
y el autobombo implícito.
Me miraron atónitos cuando,
con toda rotundidad y sin dudar,
dije que yo iba con los indios.

Muchas veces sigo sintiéndome así,
como en aquella tarde de domingo,
una india en territorio vaquero,
despojada de tantas cosas
que nunca pude hacer costumbre
porque vivo en una sociedad
hipócrita y ajena a las verdades
de todos los que no la integran.

Otras veces, me siento puente
entre los míos y los otros,
entre su lado y los otros lados,
que son tantos, que no alcanzo
a saber dónde terminan.
Y visto como ellos,
y camino como ellos,
y bailo como ellos...
y bebo cerveza en los bares
- donde el silencio se desata
en risas y palabras diversas-,
y procuro hablar poco
y escuchar mucho,
para que no se note
mi acento vacío de ropajes.

Sólo la noche me devuelve
mi esencia libre y pura
en el aullido del lobo,
en las danzas exóticas
alrededor del fuego
de la palabra ausente,
en los rituales mágicos
con las letras vivas
en mí bajo la luna.
Mis versos son el grito
de aquello que robaron
a los diferentes.

Pero que nadie se engañe:
Soy blanca sólo por fuera.

10 comentarios:

Amelia dijo...

"Mis versos son el grito
de aquello que robaron
a los diferentes"
....

Eso trato también, mi niña.
No sólo susurros de deseo o gritos de desamor...

Ahí tal vez reside la esencia.

Y tú lo haces de maravilla.

Cecy dijo...

La noche y su magia donde se gritan en palabras versos.
Yo cada vez hablo menos.
Y escuchar tambien menos muchas voces sin sentido.

Beso.

TORO SALVAJE dijo...

Que conste que mi opinión no tiene nada que ver con lo bien que me caes.
Es puramente objetiva.
Este poema es buenísimo Laura.
Se merece mayor divulgación que la del blog.
Te lo dice un indio de corazón como yo.
Y te lo agradece.

Besos.

Asturiela dijo...

es un buen texto. bastante libre, me parece escrito con la mente de unos ojos que ven más de lo correctamente necesario, lo permitido, lo que creemos está bien.


en horabuena habernos conocido.

Pluma Roja dijo...

Y creo que eso de sentirte india del lejano Oeste, no está del todo mal. Esos indios del lejano Oeste y sobre todos los de las películas, son esbeltos fortachones y guapetones. Sobre todo, con una gran dignidad. Me gusta.

Besos amiga, ya regresé y estoy entrando de a poquitos por poquito. Es a ti a la primera que vengo a visitar. Hasta pronto.

Poetiza dijo...

Laura, hermoso poema. Gracias por compartirlo, besos, cuidate.

Ian Welden dijo...

Querida Laura, y ese acento vacío de ropajes se transforma en la poderosa voz de los marginados cuando escribes tu maravillosa poesía.

Un gran abrazo,

Ian.

incal dijo...

"Pero que nadie se engañe:
Soy blanca sólo por fuera. "


por supuesto,que no engañas a nadie,la fuerza y transparencia de tus poemas lo dejan bien claro.

saludos.
Luis

Mayde Molina dijo...

Genial niña, piel blanca, alma y palabra roja encendida.
muy vivo y muy digno de ti este precioso poema...
besoss

Higorca Gómez dijo...

¡¡Hermoso poema!!