18/7/10

Mis rarezas

A veces me pregunto dónde quedan
esos amores inconclusos que nos ofrece
la vida en momentos poco adecuados,
qué hubiera sido de ellos si el tiempo
y el lugar hubiesen sido otros, la edad otra,
las coincidencias otras, las circunstancias otras...

Para dejar completos todos los ciclos, y poder
marcharnos en paz, deberíamos tener otras vidas
donde vivir esos amores que no pudieron empezar,
que no pudieron ser, que no pudieron crearse
o que, creados,  que no pudieron acabar bien...

Y ser todos las veces diferentes en cada relación,
siendo los mismos, sin dejar de ser los mismos,
pero abriendo el alma desde otras perspectivas
que nos lleven a elegir el camino antes no elegido.

Y al alcanzar la muerte última, la ya definitiva,
dejar que nos arropen en el adiós todas las almas
que alguna vez nos amaron y hacer de la despedida
una fiesta de amor, una orgía única de paso al más allá.

10 comentarios:

Cecy dijo...

Suena lindo que nos despidan bien las almas que nos amaron.
Seria una fiesta fantástica y le sacaría el temor.

Besos.

Noray dijo...

Suscribo todos y cada uno de los versos de este poema.

No, no creo que sea una simple rareza. Yo, en todo caso, lo siento como una necesidad.



Un fuerte abrazo.

Javi Caro dijo...

Poema verdadero al 100%, al menos en lo que a mi respecta. Poligamia amiga, esa es la solución!! :)

Pluma Roja dijo...

Ese cierre me conmueve, el poema total es un resumen de la realidad de la vida. En dónde estarán todos esos amores...Ay.

Saludos cordiales, soy tu fan.

Juanjo Almeda dijo...

Hablas de un mundo paralelo donde aprovechar esos amores, suena bien, quizás exista.
Besos Laura.

TORO SALVAJE dijo...

No queda nada de esos amores.
Se mueren de pena y desaparecen.
Una lástima.

Besos.

Estrella Altair dijo...

Ummmm Laurita... ojala pudiera ser... pero en esta cultura y en esta vida... me temo que no...

Y creo que de esos amores no conclusos queda mucho.. queda lo que se sintio.. lo que pudo ser y no fue.. lo que de verdad día a dia se disfrutó, que mas se puede pedir...???

ni a ese amor ni al concluido..

vivir y ser feliz.. esa es la cuestión que nunca nos dicen.. en esta vida hay que aprender cada día a ser feliz... con los concluidos y con los inconclusos..

Besos

Ian Welden dijo...

Y qué si esta vida que vivimos ahora fuera la Gran Orgía que tanto necesitamos querida Laura?
Tal vez necesitamos despertar de una voz por todas y CARPE DIEM, CARPE DIEM, CARPE DIEM AD INFINITUM!

Besos y abrazos desde esta Dinamarca orgiástica.

íAN.

Mayde Molina dijo...

Estas rarezas tuyas querida Laura, creo que también se parecen a mis mismas rarezas.
Precioso y totalmente cierto tu poema.
Y yo a parte, soy de las que piensan que si no da tiempo en esta vida, habrá otras vidas que nos vivan para que todo pueda quedarse en el camino y la elección perfecta…Pero por si acaso no las hay y mientras llegan vivamos está al 100% siempre sinceros, siempre nosotros mismos.

Besos y feliz día!!

Lobo dijo...

Por seguro hay muchas almas que te escuchan y que te sienten y te arropan cada noche de frío, brumas y desierto, aunque no puedas verlas, y aunque te niegues (temporalmente) a sentirlas...