25/7/10

Ven

Parece ser que la tristeza- no lo imaginabas-
ha anidado en ti y ha echado raíces de hielo
desde ese momento en que le ofreciste
hace tiempo tu regazo más maleable y tierno.

Parece ser que ahora no sabes prescindir de ella,
te sientes desnudo si ríes desde dentro.
Qué difícil darse cuenta de que nunca fuimos felices
en nosotros, que todos nuestros instantes de felicidad
los llenaban los otros, los ausentes, los que dejaron
el vacío desgarrador en el que se instaló la tristeza.

Ven. No tengas miedo. Dame tu mano.
Siente como transita mi alma hoy cascabel
entre tus dedos aún sensibles a lo inmenso,
acaricia el sol que nutre, el que te dedican
mis manos sin temblar haciendo un cuenco
para recogerte cuando tu mar se desborda,
para evaporarte y llover el mundo infértil
y que crezca todo ,que nazca la vida otra vez.

Nos sentimos solos tantas veces, que tenemos
que dañarnos para saber en el dolor que existimos,
pero es un espejismo, hay muchas manos invisibles
a los ojos de los cuerdos, que se nos tienden cada día.
Y si aprendemos a verlas, sonreiremos de nuevo.

10 comentarios:

carmen jiménez dijo...

No es la primera vez que te leo, y sin embargo, no puedo pensar ahora en otro poema que no sea éste que ahora leo y siento. Este con el que mis ojos se han llenado de agua pura y mi piel de caricias invisibles. Hay una historia de fondo, supongo, pero pueden ser muchas y ojalá todas encontraran ese cuenco cuando el mar se desborda.
Te enlazo con tu permiso a "mis otros mundos" que son el mismo en el que habitamos todos.
Un abrazo

Pluma Roja dijo...

"Nos sentimos solos tantas veces, que tenemos
que dañarnos para saber en el dolor que existimos,"

No se esa tendencia en el ser humano de "dañarse" y es verídico. No nos conformamos con olvidar, sino seguimos insistiendo en dañarnos. Es una realidad alienante.

Bello poema como siempre. Besos Laurita.

Javi Caro dijo...

Sólo sabes que quieres algo de verdad cuando lo pierdes, y así de tristes somos. Besos

Poetiza dijo...

Laura, un poema todo sentimiento. Hermoso. Besos, cuidate.

TORO SALVAJE dijo...

Dan ganas de refugiarse entre tus manos.

Besos.

Amelia Díaz dijo...

Lo peor es la soledad en la noche, cuando la fortaleza que el día erige y defiende, cae con el primer rayo de luna...y parece que el tiempo se detuvo en el ayer...

Menos mal que sí, Laura querida, sí que hay mil manos que nos arropan en esa oscuridad.

Como siempre, sublime.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Dime sólo dónde, el lugar....

Saludos y un abrazo.

Cecy dijo...

Que lindo un refugio así.
Donde seguir o comenzar a sonreír.
Precioso Laura.

Un beso.

Abuela Ciber dijo...

Refugios para seres doloridos, que hay tantos vagando en el mundo.

Pase a saludarte deseandote buenos dias a venir y dejandote la frase de la semana...........

"Sorprenderse, extañarse es comenzar a entender"

-Ortega y Gasset-

Cariños

Anónimo dijo...

Enrique Urquijo murió, también, por sobredosis de sensibilidad. Una de sus canciones terminaba así: LE PREGUNTÉ "¿POR QUÉ ME DEJAS?", Y ELLA ME RESPONDIÓ "POR TU TRISTEZA".

Poeti pazzi a suonare le campane.