30/9/10

Fuegos artificiales

Fiestas de San Miguel. El pueblo se alborota.
Se oyen voces alegres aquí en la plaza.

Entre caras sonrientes, explotan los cohetes
que anuncian el fin de todo festejo.
Mirando hacia arriba las luces de colores
nadie repara en ella, ni siquiera aquéllos
que desde siempre se hacen llamar familia.

Pálpitos con cada sonido, con cada golpe
de cohete estallando en el aire. Se estremece
el recuerdo bajo la almohada húmeda
que callaba ausencias y corazones heridos.

Retumban igual que las balas de antaño.
Ésas que se escuchaban también en la noche
y que amanecían cuerpos yertos
en la misma plaza, entonces desierta.

Nunca los fuegos artificiales lograron
prender en ella la más mínima sonrisa.

Pero qué más da. Su nieta le dice
que le aburre, que son cosas de viejos.
Y la vida sigue y los fuegos se repiten
cohete o bala cada año en su pecho.

Fiestas de San Miguel. El pueblo se alborota.
Se hace un silencio inmenso tras el corazón roto.

11 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Nadie que haya vivido ese horror puede disfrutar de la pólvora.

Pobre mujer.

Besos.

Ian Welden dijo...

Yo también sufrí lo mismo, Laura. Y las balas y los fuegos artificiales en Chile se confundieron en una sóla mazamorra de terror.

Poderoso tu poema.

Abrazos de Ian-

Noray dijo...

Dejemos que habite el silencio
allí donde no puede habitar el olvido
y el fuego sólo prende el recuerdo.


¡Bellísimo poema!


Un beso.

Pluma Roja dijo...

Pobre mujer, por todo, por el fuego y por la indiferencia.

profundo, muy profundo.

TriniReina dijo...

Fuegos que, para su dolor, no son tan artificiales. Sonidos que marcan una vida y luego, ninguna fiesta podrá borrar aquel daño.

Besos

Amelia Díaz dijo...

Como poema, hermoso y profundo.
Como poeta, profunda y hermosa.

Te quiero, trilliza.

Javier dijo...

Me ha dejado tu poema una tristeza interior.
No tengo que explicarte las razones, creo que tú sentiste lo mismo al escribirlo.
Muy hermoso.

Saludos.

FALSARIO dijo...

Hermoso poema, aunque con una tristeza que te queda al leerlo. Pero es hermoso ver como consigues hacer que saque mis sentimientos con tus letras.
Saludos de tu amigo Falsario.

www.falsario.org

La sonrisa de Hiperión dijo...

Precioso, como siempre un placer pasar por tu espacio. Me voy encantdo.

Saludos y un abrazo.

Alma Mateos Taborda dijo...

Bello y duro como la realidad de la vida, celebrar con el mismo olor del dolor de otros tiempos.. Muy buen post! Un abrazo

Amador Cea dijo...

Muy bello, la verdad es que tiene mucha relación con el poema que publiqué ayer. Aunque yo nunca he experimentado esa sensación. No en mí, quiero decir...