4/9/10

Nayud

Pozos profundos me miran
desde Nayud, a quien no olvido.

Acaba de cumplir diez años
y lleva tatuados esos días negros
que nunca alcanzó a comprender.
También aquel día blanco, hace dos,
cuando acudió a pedir,  asustada
y decidida, su  divorcio en Yemen.

El día que se lo concedieron
lo celebró con su única muñeca,
a la que antes pintaba sangre
en la vagina y moratones en los brazos.

Después preparó ausente y pensativa
sus libros gastados para volver al colegio.

20 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Qué raro que pintara sangre en la vagina y moretones en los brazos. Por lo regular las niñas pintan mariposas.

Extraño poema, a la vez bello y reflexivo.

Saludos cordiales mi querida Laura, un placer pasar por tu espacio. Hasta pronto.

Soy beatriz dijo...

Excelente y desgarrador poema!! Una realidad social fantasmagórica para las niñas de esos países absolutamente perversos, ya ni siquiera les vale el nombre de machistas.
Pero finalmente ella tomó sus libros y se fue a la escuela, de donde jamás debería haber salido, más que para jugar y recibir el amor de quienes debían protejerla.

Un abrazo grande y buen fin de semana!!!

Carmela Rey dijo...

Este poema es de los que se te clavan en el alma y te la desgarran a jirones. Me alegro que tomara sus libros y caminara con ellos hacia la libertad.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Lo único que se me ocurre pensar es, la suerte que hemos tenido las mujeres que hemos nacido en paises más civilizados y desear que muchos de esos otros estén abiertos al divorcio ,para que las niñas tengan la posibilidad de dar marcha atrás en algo que ellas no han elegido.Besos. R.L.

Cecy dijo...

En representación ella muestra lo desgarrador y retrogrado de muchos.
Y tu lo dices tan claro, que parece un grito desgarrador.

Besos Laura!

Poetiza dijo...

Laura, que triste poema, que tristes imagenes llegan a mi mente al imaginar la realidad de muchas niñas como Nayud. Besos, cuidate. Muy reflexivo el poema.

Ian Welden dijo...

Impresionante querida Laura.

Nayud se habrá librado de su acosador perverso pero aún siguen habiendo millones de Nayudes sobre la faz de este planeta a veces tan degenerado y hostil.

Abrazos desde Dinamarca.

Ian.

TORO SALVAJE dijo...

Jo.
Este duele.
Cada verso es un puñetazo.

Que horror de mundo.

Besos.

Javier dijo...

Poema sin concesiones, golpeando la cara a los que nos es más cómodo mirar para otro lado, mientras millones de personas se mueren o son perseguidas sin piedad.
Así se escribe, los demás nos tocamos los cojones y escribimos sobre nuestro dolor y nuestras miserias.
Eres valiente.
Saludos.

bixen dijo...

Nunca apuntes si no estás dispuesto a disparar. No por ti, sino por el bien o mal menor del resto. Era uno de los lemas militares cuando fui guripa en África.

-Pato- dijo...

Poema fuerte, tanto que duele.
Cuanta perversión encierran algunas culturas, cuanto sometimiento, pobrecitas...

Bienvenida tu voz.
Besos.

Mayde Molina dijo...

Creo saber por qué, Nayud le pintaba sangre y moratones a su muñeca y me parece estremecedor, Laura.
Me dejas temblando, que horror, pobrecita niña.

un abrazo gigantesco

Noray dijo...

Hiere y duele en lo más profundo del alma.


Ojalá todas la Nayud se conviertan en banderas de la libertad.


Un fuerte abrazo.

sandocan en bicicleta dijo...

fuerte. muy fuerte.

un saludo desde la lejania.

thoti dijo...

.. desgarrador, sin duda.. pero esperanzador al mismo tiempo..

.. saludos desde mis colinas solitarias..

Estrella Altair dijo...

Es terrible, me niego a aceptar ese mundo terrible y ancestral..

es otra de las cosas en las que el cerebro del ser humano está parado y no reacciona... cerebro occidental, cerebro primitivo..

que permite estas cosas..

como tantas otras increibles..

bello poema, breve, intenso, se siente, se muerde, te nerva..

Me gustó.. como siempre una poetisa... llena de vida.

Besos querida Laura desanclada

MiLaGroS dijo...

Muy duro como la vida misma. Muchos besos

MURIOLAMAGIA dijo...

Dice Toro que esto duele y... si Laura...duele como duelen la cosas que no tienen sentido, las cosas que por mucho que quieran decirnos que el la cultura de un pueblo yo la calificaria como lo crimenes de un pueblo.Un pueblo que mutila a sus mujeres y las casan como si fueran ganado...no es un pueblo es algo que me da pena : UN PUEBLO SIN ALMA.

Mi mejor sonrisa para ti

lemaki dijo...

Yo conozco a Namira, no es de Yemen si no de Marruecos y tras dejar atrás insultos, patadas y tortazos, abandonó a su marido y se fue a vivir a casa de una amiga mía. Siempre te encuentras y escuchas historias que te hacen replantear qué tipo de vida llevan los demás y cuan afortunada soy yo y los de mi alrededor, solo por haber nacido en una determinada zona geográfica.

Me gustó tu poema reivindicativo y de protesta.

saludos.

Amelia Díaz dijo...

Un poema con un fondo profundo y una forma perfecta.
Buena elección, amiga querida.

Besos desde Lyon