13/9/10

Rutina

¡Qué bonita se veía la vida desde la orilla ,
cobijada a la sombra y abrigada en las letras!
El mundo hecho un paraíso espontáneo y grato,
testigo mudo del amor de cada acto, impulsor
de sonrisas placenteras y charlas distendidas.

Lo peor de la rutina no es la rutina en sí;
es presentirla,  predecirla, acatarla, resignarse...
sentir que estás abocada a ella sin remedio
y digerirla después tal y cómo sabías que era.

Después de todo, hay pocas cosas que te alejen
de esa repetición constante de actos y minutos:
algún nacimiento, alguna boda, alguna fiesta,
alguna sorpresa agradable... pero todas esas cosas
las integramos en la vida diaria con normalidad.

Sin embargo, todo se detiene cuando nos parte en dos
una muerte, un tránsito doloroso o un fin sin más
(según crea cada uno, porque creer es libre y diverso).

A menudo comprobamos que estamos perdiendo
la facultad pasada de hacernos lágrima inmediata
y nos ahogamos sin remedio en el frío de nuestro dolor,
nos perdemos en los pliegues de las arrugas del alma.

Cada partida roba un pedacito de nuestra felicidad,
que ya nunca vuelve a estar entera ni a recordarse
y nos habita como la sombra de un vagabundo infeliz.

13 comentarios:

plinnn... dijo...

Muy feliz comienzo de semana:) muy hermoso poema, aunque triste, biquiñosss

Carmela Rey dijo...

Poema que describe perfectamente la rutina de la vida, y la ruptura cruel de esa misma rutina. Y es que muchas veces, la rutina es deseable a pesar de su tedio.
Me ha gustado el poema.
Un abrazo

Larisa dijo...

Si la felicidad no fuera efímera, no la valoraríamos como felicidad.

Se dice, se comenta, se rumorea, que se han visto humanos que pasaron por este mundo sin conocerla nunca.

Va a ser que somos unas privilegiadas.

Un beso encontrado

Poetiza dijo...

Laura, no soporto la rutina y por eso la hice mi aliada. Bellas tus letras amiga. Besos, cuidate.

TORO SALVAJE dijo...

La rutina es un pozo donde nos ahogamos a diario.
No la soporto y sin embargo no puedo evitarla.
La rutina nos muerde el corazón y nos llena las venas de gris.

Besos.

El Mar...Siempre el mar dijo...

Que razon tiene Laura."... todo se detiene cuando nos parten en dos" hay quien tiene ya demasiadas arrugas en el alma, sí, demasiadas.


Mi mejor sonrisa para ti

Soy beatriz dijo...

Bonito poema, aunque duro. Tal vez nuestro mayor error sea no tomar, a las pérdidas, las muertes o tránsitos, como parte de una rutina. Porque si de algo estamos seguros, más que de ninguna otra cosa, es que eso va a suceder indefectiblemente.
El hoy es el día del beso, de la palabra, de decir todo lo necesario, mañana no sabemos si podremos hacerlo.

Un abrazote y muy buena semana!!!

Javier dijo...

Si me permites la osadía, yo no veo tu escrito como un poema. Lo veo como una reflexión, profunda, con fuerza, intensa, sabia y con más verdad que una bella poesía.
Sí, los poemas hermosos nos emocionan, pero tu escrito nos hace pensar, por lo menos a mí. Los poemas también, claro, pero ya me entiendes.

Tienes razón, es así.

Saludos.

-Pato- dijo...

uhhhhyy, voy a llorar...

¡qué poema impresionante!

Besos.

Cecy dijo...

La rutina me esta haciendo ruidos desde hace unos dias.
Y es un sentimiento de vacio que duele.

Un beso Laura.

Anónimo dijo...

Espero que algún día podamos librarnos de la rutina, yo por lo menos intento no caer en ella.Me parece muy triste tener que resignarse sin remedio.Realmente triste este poema a la vez que describe la vida misma. Besos.R.L.

TriniReina dijo...

Cada golpe de la vida deja su huella indeleble.
Por eso, a veces, casi preferimos la rutina y deseamos que no pase nada, porque por lo general, salir de ella, es ir a peor...

Besos

Estrella Altair dijo...

Bendita rutina... sabiéndola llevar como algo nuevo cada día.

Besos