6/9/10

A una compañera estupenda

Llevo unos días instalada en tu recuerdo
-en la risa que llevabas como bandera-,
nerviosa, poseída por el miedo a partir pronto
sin haber realizado todo lo que proyecto.

Llevo unos días escuchando nítida y cercana
tu voz dulce y firme,  acordándome -roto papel-
de la opción vital que elegiste, la que te llevaba
a mirar la vida en positivo siempre, sin queja.

Siento el dolor de los tuyos dentro de mí,
como si fuera yo misma quien ha partido
y escucho sus preguntas tristes y enfurecidas
a un dios de piedra que se vuelve mudo
cuando le piden una sola razón para llevarte.

Cada cierto tiempo, una nueva y dolorosa ausencia
nos estremece el alma y nos recuerda con sangre
las letras de carpe diem que se han fugado,
ahogándonos en el pensamiento de nuestro propio viaje.

Vivir es aprender a navegar en el vacío.

16 comentarios:

Pluma Roja dijo...

"Vivir es aprender a navegar en el vacío" interesante frase y aún no la resuelvo. Me la llevo meditando. Muy bello poema Laura.

Saludos cordiales.

Soy beatriz dijo...

Bello, sentido y triste poema. Hay partidas que no se logran comprender. Hay preguntas que jamás tendrán respuesta.
Al igual que Pluma Roja me quedo con la frase "Vivir es aprender a navegar en el vacío". Hermosa frase, que deja las puertas abiertas para que cada uno la responda como pueda.
Un abrazo!!!

Perras dijo...

No me cabe la menor duda que eso es vivir, navegar en el vacío, algunas veces mucho mas vacío que otras.

Este poema me llevó derechito a un rostro de 19 años, una carita que vi crecer y ya no está por esas cosas que tiene la vida y ese Dios que no entendemos o qué se yo...
Este homenaje tuyo a tu compañera, dentro de mi lo traslado a la hija de mi amiga, que nos dejò además de su risa que no está, navegando en ese vacío de porqués si recién estaba empezando...

Sos una poeta que me hacés viajar por tantísimos sentimientos, sumamente amplia y enriquecedora, nunca sé con lo que voy a encontrarme cuando vengo a tu blog, siempre me sorprendo, eso es genial, realmente un arte.

Un abrazo.

Perras dijo...

Bueno, Perras soy yo, Pato, que no sé porqué me sale con el nombre de mi programa de radio ¿¿¿??????

Soy una Perra Pato, un nuevo invento de la madre naturaleza :)

Besos!

Poetiza dijo...

Tristes letras forman tan hermoso poema. Besos, cuidate.

TORO SALVAJE dijo...

Que pena.
Me has traído recuerdos dolorosos.

Besos.

Elena Lechuga dijo...

Somos trocitos de palabras, recuerdos e imágenes.
Un beso Laura

TriniReina dijo...

Siempre nos parece injusta la muerte. Tanto más cuando nos arranca a alguien que queremos y además joven.
Es un poema bello y sentido.

Dice Azorin que "Vivir es volver" Yo digo que vivir es quedarse o, en todo caso, irse llen@s.

Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Compañeras que son la vida de este mundo...

Saludos y un abrazo.

Javier dijo...

"Vivir es aprender a navegar en el vacío"
Tienes razón, vivir es eso. También conocer nuestro interior y sufrir cuando alguien, a quién hemos querido, se va de nuestro lado para siempre, sí.
Vivir es un esfuerzo en ocasiones doloroso, pero tiene algo bueno : Podría ser peor.

Saludos y ánimo.

lemaki dijo...

También me sorprendió la frase final. Aprender a marchar e ir por la vida, sin el cariño y la compañía de aquellas personas que han sido importantes en nuestra vida.

Bonitas palabras para una amiga que se ha ido.

saludos.

Cecy dijo...

Ya lo creo que es aprender a navegar en el vacio.
Pucha que fuerza.

Un beso enorme!

Paloma Corrales dijo...

Duele este poema y se mete en los recovecos más escondidos, esos a los que una se niega a llegar.

Un beso.

Santiago Ocampos dijo...

muy buen blog, me gusta mucho como escribís, me gusta como reflejas esa tensión que existe entre la poesía y el poeta. Navegar en el vació es la intrascendencia que significa no encontrar la inspiración.

Felicitaciones

Santiago Ocampos
www.elserafodelplata.blogspot

azpeitia dijo...

Estoy de acuerdo...un abrazo de azpeitia

Anónimo dijo...

Nacho, el esposo de María Amor.

Muchas gracias por tan bonito recuerdo.
Para mi, vivir no es aprender a navegar en el vacío, es aprender a sentir, defender y difundir ese maravilloso legado que nos ha dejado, ese positivismo vital que ni siquiera la muerte, disfrazada, injusta y traidora ha sido capaz de arrebatarle, más preocupada de los demás que de ella misma.