6/10/10

Conciliación laboral

Diez de la noche . Un día cualquiera.
El ruido de la lavadora me está matando
( en la propaganda la anunciaban" silenciosa").

-Niña, cierra el grifo, que el agua
es un bien escaso y  no la regalan.
-Niño, quita esa música...o bájala.
¿ No ves que tu hermano está estudiando?
-Y tú, por favor, vístete ya de una vez
y deja de mirarte los encantos
en el espejo, que lo vas a desgastar
y las tareas no se hacen solas.
-Silencio. Quiero silencio.
Necesito silencio. Diez minutitos.
Solo diez y después, ya toda vuestra.

(¿ Dónde metí el trocito de servilleta
con aquellos versos que me nacieron?)

...Cierra los ojos, que las palabras te invadan,
que te seduzcan, que te desguacen
en el más absoluto de los silencios...

...Tocar el fondo de mis sentidos
con los dedos de papel
que fabriqué ayer con tu sonrisa.
Poder escuchar tus latidos
y si hace sol en tus ojos,
leerte el pensamiento...

Sólo silencio. Diez minutos.
El silencio y yo, en un bis a bis.

-Mamá...mamá... necesito...
- Mamá, por favor,  dile a este pesado
 que no me moleste...
-¡Silencioooooooooooo!
¡ Quiero silencio! ¡ S_I_L_E_N_C_I_O!
¿ Alguno conoce esa palabra?

... de la fuente bebía, trágica y morena
la molinera del viento y de las nubes...

-Vamos, cariño, haz los deberes.
Y después ordena el cuarto, anda,
que van a salir leones
el día que menos lo esperes.

... la lluvia mojaba el camino
que dejaron tus manos en mi rostro...

He tropezado en la puerta.
-¿ Quién ha dejado estos zapatos en medio?

Silencio. He perdido el silencio.
Si alguien lo encuentra y me lo devuelve
le recompensaré las primeras palabras
que me nazcan al recuperarlo.

17 comentarios:

El Mar...Siempre el mar dijo...

Sencillamente....¡¡precioso. !!!
De lo mejores poemas que he tenido la suerte de leerte.
Ese pensar entre el tumulto de los ruidos del día a dia, de los hijos, de la "silenciosa lavadora" ese caminar por la casa buscando el trocito de servilleta....y al final...una maravilla de poema.
Gracias Laura por dejarme ser afortunado leerte y poder ser el primero que comente tu poema.

Mi mejor sonrisa para ti

Pluma Roja dijo...

la cotidianidad cuando los hijos son pequeños te han hecho escribir estos versos tan hermosos.

Saludos Laura un beso.

José Baena dijo...

Si se estilara llevar 10 sombreros me los quitaría todos. Como no se estila ni siquiera de uno en uno, le haré una reverencia virtual bien florida, porque este poema es una delicia. Tan cercano, tan tierno, tan VERDAD. Mi más sincera enhorabuena y cumplida admiración.

P.D:y si hace sol en tus ojos,
leerte el pensamiento...me suena a mi mismo escribiendo, y sin embargo no he sido yo. Vaya, versos como este deberíamos llegar a escribirlos todos los que frecuentamos el arte poético...seguiré buscando los míos. Saludos.

Mayde Molina dijo...

Qué maravilla de versos, Laura...
Maga eres, sin duda, siendo capaz de crear la belleza en medio de la locura.
Jooo, me siente identificada "totalis" mi niña en este: "quiero silencio, quiero silencio", y esas fierecillas que parimos un día, zumbando como abejitas incansanbles a nuestro alrededor...aiss, dónde estará ese precioso espacio nuestro, sin necesitar trasnochar tanto la noche para tenerlo.

Besos y feliz descanso

-Pato- dijo...

Mal momento para la lírica, pero ¿cuándo es el momento?

me reí mientras te leía, tantas veces me pasa eso, que me sentí menos sola en este mundo de madres poetas, ajjaja!!!

Besos, que la poesía no espera :)

TORO SALVAJE dijo...

Gran dominio el tuyo porque no te los comiste.

Jo. Que agobio.

Ya pasó.

Besos.

Anónimo dijo...

Es casi imposible imaginar que puedas concentrarte en crear tus poemas con todo "eso" alrededor.Eso es lo que realmente tiene más mérito.
Me ha encantado y me ha hecho bajar a una realidad que en estos momentos yo tengo muy lejos.¡PRECIOSO!
Besos.R.L.

Anónimo dijo...

En una ocasión oi decir, que los hijos, a vecs te los comerias y otras piensas, porque no me los habré comido. Laura eres genial,profunda, interesante, siempre me haces pensar como puedes llegar a tanto. Cuanta dosis de paciencia necesitarás.Muchos besos Sole

Leonel dijo...

Has hecho poesía la cotidianidad, con un poema bien logrado.( y es que ahora mismo estoy pidiendo silencio a los vecinos que gritan, joder.)
Un abrazo.
Leo

Mistral dijo...

Pssss, mejor me callo!!

¿O no?

Me gusta leerte.

Amelia Díaz dijo...

Mi niña...cómo has entremezclado de bien los versos...qué bien aparecen dos poemas en uno, escuchando todo el lirismo de unos y la cotidianedad de los otros...

Y en los dos tipos te comento:

- el cotidiano: soy yooooooo!!! jajajaja...bueno, con algún hijo menos....(y mil versos de papel en un bolsillo)

- el lírico: pues me ha pasado como a Jose...me ha enamorado: "y si hace sol en tus ojos,
leerte el pensamiento"...uffffff

Besos, mi trilliza querida

Begoña Gamonal dijo...

Ay, Laura!

A menudo me pregunto cómo se puede con tanto sin volverse uno loco...

A mí siempre me falta el bolígrafo, el ordenador, a todas horas, para escribir. La cotidianidad mata la creatividad, no son compatibles. Será por eso que a mí me salen los versos de madrugada, medio adormecida..

Un beso!.

Noray dijo...

El silencio es como el unicornio azul, un día nos lo robaron y, aunque nos empeñamos en buscarlo, jamás lo volveremos a encontrar. Sólo la noche, cuando la casa está a oscura y todos duermen, nos crea la ficción de volverlo a tener entre nuestras manos. Entonces, cerramos los ojos, comenzamos a soñar y volamos, volamos alto.


Me ha parecido una preciosidad.



Un beso.

Gizela dijo...

Sencillamente...eres un genio!!!!!
No tienes idea como me vi reflejada jajajaja!!!!
Un besote...ruidoso, así te vas acostumbrando...y eso que no soy lavadora jajajaja

Oréadas dijo...

El enriquecedor silencio, por breve que sea nos eleva a tocar el Annapurna de las letras.
:-) Un beso, cuantas como tú nos vimos en tu espejo.

plinnn... dijo...

Lo cotidiano, pese a la ausencia del silencio, nos lo haces ver bello e inquieto, lo previo a la alegría de encontrar ese silencio que es en ti creador, como lo es también los trocitos en servilletas y los medios silencios, a los que pones la más dulce de las voces:) no sé porqué, pero aunque tenga una pizca de queja tu poema, a mí me devuelve una sonrisa de cómplice que dice... ves? La vida es un caos!! Y me guiña un ojo;)
...que me ha encantado:) un beso muy grande:)) y muy feliz fin de semana, y si se tercia, puente:)

lemaki dijo...

Es cierto, el silencio es la voz de nuestro interior.

Muy bien escrito, siempre es un placer perderse por esta fusión verso/prosa que tan admirablemente realizas.

Busqué un poema sobre el silencio, pero hallé otra acepción del silencio, que no tiene mucha relación o si?? a ver que te parece, supongo que también te gustará... lo siento debe ser esta lluvia de otoño...jejeje.


Dejaré de sentirme
muñeca, entre tus brazos,
dejaré de temblar
por tus caricias nuevas.

Y así… pausadamente
como llega la noche
aún estando a tu lado
comenzaré a estar muerta.

CARMEN SÁNCHEZ IBÁÑEZ

Me gustó mucho tus versos y la idea de buscar momentos para nosotros mismos, alejarnos de los demás para pensar y crear.

saludos.