11/11/10

Cachitos de alma

Parte de mí ha muerto.
El silencio no acomoda sus cenizas.
El viento es débil y las raíces profundas
en las cuestionables incineraciones
de  fragmentos desgajados.

Parte de mí agoniza.
Entre tubos de oxígeno que deciden
el sentido de la tétrica balanza.
Una voz acunando siempre el norte
hace fuerza desde su olvido.

Parte de mí, desnuda e inamovible
-entre zarzas y dolor-, nos sobrevive.

31 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Me identifico totalmente con tu poema.
Lo has clavado.

Besos.

TriniReina dijo...

A veces, sí, a veces...

Y la otra parte? Qué dice, la otra parte?

Pedacitos de almas

Besos

Estrella Altair dijo...

Partes mueren y partes viven cada día, es el proceso de la vida.. en si misma..

Y no es facíl entenderlo.. está claro y menos aceptarlo...

incluso hay quienes pensamos en la eternidad.. y en no morir.. y ser otra cosas en reencarnaciones..

es cosa .. seria...

y esa reflexión filosósica que me ha quedado tambien, es verdad que duele cuando el que estas atado al tubo de oxígeno eres tu o alguien muy querido..

Besos Lauri.. con mucho, mucho oxígeno.

Elena Lechuga dijo...

Los tubos de oxígeno llevan vida. Pero tambien muerte; nadie me convence de lo contrario.

Muchos besitos Laura

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Es triste y a la vez lleno de vida, quizás me ha parecido a mi.
Abrazos

anabel dijo...

Si, Laura, es cierto. Vamos dejando trocitos de nuestro corazón a lo largo de la vida, en cuanto tenemos el sentido común y la conciencia crítica de mirar a nuestro alrededor olvidándonos un poco de nosotros mismos.
Y vamos madurando a fuerza de perder esos cachitos de alma.

Un abrazo.

Amelia Díaz dijo...

Mi niña, creo que es el mejor poema que has escrito nunca y uno de los mejores que he leído por aquí en mucho tiempo.

Sólo espero que no estés como muestra.

Te quiero, trilliza.

María Socorro Luis dijo...

Qué cierto. Cachitos de alma van quedando por ahí, desgajados, pero tal vez, como semillas o esquejes que arraiguen y fructifiquen... Tal vez.

Besos, Laura.

Soco

Pato dijo...

Somos como trocitos que vamos quedando por el camino, es verdad.
Pero el otro pedacito de alma, el que ríe, el que sueña, el que juega, el que ama la luz, el que vuela por sobre los techos, el que construye edificios de ilusión, por dónde está?

Quiero oír esa voz.
Sé que vive :)

Besos.

Leonel dijo...

Siento un profundo dolor entre tus versos, Laura, un dolor que la mismo tiempo da fuerzas para luchar cada día, no sabes cuanto lo siento dentro, como si fuera mío.
Te mando un fuerte abrazo.
Leo

incal dijo...

Si una parte de ti ha muerto ,presiento que es porque ya cumplio su mision .
Si una parte de ti agoniza,tal vez ese dolor forme parte impresindible del proceso de duelo.

pero no me cabe duda que si morimos a algo es para renacer a algo mejor...aunque no lo podamos percibir en el momento.

Un abrazo.
Luis

Arantza G. dijo...

Ayyy, me deja el corazón en cachitos.
Besos linda

Pluma Roja dijo...

Es movimiento constante, muere y se renueva constantemente. Para la renovación hemos de ver siempre hacia adelante. Existen situaciones nuevas cada día. Dijo Aristóteles: "La vida es una fiesta, hay que salir de ella ni sediento ni bebiendo". Una buena frase que se puede aplicar en muchas circunstancias.

Dejo un beso y un fuerte abrazo a mi querida amiga.

Hasta pronto.

Marcos Callau dijo...

Sobrecogedor este poema. Esperemos lo que tenga que decir la otra parte.

El Mar...Siempre el mar dijo...

A veces me lees y me riñes porque ves en mis letras amargura.
No se demasiado de tu vida pero ... me entristece el alma sentir que algo como una enorme ( entre tubos de oxigeno...) tristeza ronda cerca de ti.
Aunque la vida se muestre cruel...a veces cerrar los ojos y recordar ayuda a que el dolor no arañe tanto.

Mi mejor sonrisa para ti

Juan Carlos T. V dijo...

muy buen comienzo poetico...
Parte de mí ha muerto.

me gutaron estas frases..

El silencio no acomoda sus cenizas.
"el viento es débil y las raíces profundas"

muy profundo mucha fuerza en tus letras ...pero valid para la poesia..

solo pase a saludarte a conocerte y saber de ti y de tu poesia...un gusto visitar tu rincon...

una hermosa rosa rosa azul para ti...

Soy beatriz dijo...

Aún con el corazón en cachitos, sobrevivimos y terminamos renaciendo, tal como lo dice Incal.

Un abrazote grande grande!!!

Matías Daille dijo...

sentirse encadenado, lejano de aquello que nos empuja a vivir, a defallecer.

gracias

Mayde Molina dijo...

Es un poema lindísimo, querida Laura.
"El silencio no acomoda sus cenizas", casi me haces llorar, pensando en las cantidades de cenizas de silencios que llevo a cuestas. Menos mal que el viento se las va llevando...

Besos, mi trilliza que tengas un precioso día

carmen jiménez dijo...

Nunca las zarzas me parecieron tan dulces y necesarias.
Un poema magistral amiga poeta.

lemaki dijo...

¡Qué alegría este tirar
de mi freno, cada instante;
este volver a poner
el pie en el lugar cercano,
(casi otro, casi el mismo),
de donde aprisa se iba;
este hacer la seña leve,
segundamente, inmortal!

Juan Ramón Jiménez

He elegido este poema porque a pesar de los pedacitos de corazón doloridos, perdidos y atrincherados en un zulo, hay unos milímetros que sobreviven al desencanto, tristeza y soledad. Al menos quiero creer eso...

También me encantó este poema, con esa agonía, congoja y cierta amargura, pero subsistiendo.

saludos.

Daniel dijo...

Tu poema es increible...
Con unas manos que al cielo atajan
Entre luz y sombra.

Te envío mi abrazo.
Dani..

Anónimo dijo...

Cuando has vivido ya, tantos años como yo, es cuando mas piensas en los trocitos de alma que dejas en el camino. Precioso poemas. Un beso muy fuerte. sole

Mistral dijo...

Triste porque cada día el viento, arranca uno de nuestros pétalos, pero feliz por saber que hoy aún... tengo un pétalo.

Laura, me gusta la fuerza de tus versos.

Un placer visitarte.

Buen fin de semana

Manuel dijo...

Ramas secas...

Emilio dijo...

Parte de ti que vive en estos versos duros, inamovibles.

Un saludo.

Oréadas dijo...

Que la parte que vive regenere la perdida.
Un beso.

Estrella Altair dijo...

Lauri..

que he venido... desde el oxígeno..

estoy en mi pueblo donde hay muchos,recogiendo castañas, pero por algún extraño azar... la conexión no me va de pena..

pasé por tu casita de poemas...y te dejo un fueeeerte abrazote....

lleno de olor a castañas asadas y chimenas..

anda... a ver como encajas, esta...ja ja, ja....

Edurne dijo...

Ufff!
Me ha impactado este poema, de verdad!

Estamos hechos de partes, de piezas que unas veces van por libre, otras son como islas en el infinito mar de nuestar angustia o...

Vaya, hermoso el poema, y para pensar!

Un abrazo!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Cachitos de nosotros mismos, al fin y al cabo...

Saludos y un abrazo.

Noray dijo...

Los dos últimos versos son para enmarcarlos.


Un beso.