29/11/10

Desordenado

Desordenado.
Todo lo has desordenado.
Desordenado el tiempo, el temblor...
desordenada la ausencia y la distancia,
desordenados mis latidos.
No entiendo por qué me encuentro cómoda
en tu caos de abismos incomprendidos,
de infinitos silencios que me devoran.

Quizá fui yo - tonta de mí-
la que siempre estuvo desordenada
y tú eres el espacio perfecto
donde jugar al orden cada día.

21 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No sé quien es el causante pero un desorden de latidos no está nada mal.
Todo lo contrario.

Besos.

plinnn... dijo...

entender, a veces, no es necesario (otras sí:)
que tu semana sea mrialoslava :))

Elena Lechuga dijo...

qué difícil conocerse en otro y reconocerse en una misma.
Y qué fácil pasarse por tu rinconcito y leer lo que escribes. Sobre todo cuando hace frío.
Besitos

carmen jiménez dijo...

¡Qué maravilloso contraste de desórdenes! Qué más da. Lo importante es sentirse viva aunque sea en medio del caos.
Un besazo poeta.

Anónimo dijo...

Quizá el orden demasido estricto resulte muy aburrido, la creatividad lleva consigo el desorden.¡Qué bonito encontrar en el otro donde jugar al orden!
Un abrazo.R.L.

Jorge Encinas Martínez dijo...

Supongo que el amor es un enfrentamiento de órdenes y desórdenes que nos acaba poniendo en una especie de cuerda floja en la que nos encanta estar. Me siento en tu poema.
Un abrazo

Estrella Altair dijo...

Desorden.. orden...

mudar.. cambiar... evolucionar..

para finalmente amar... desear amar..

y amar en mayúsculas.. amar la vida, estar permanentemente enamorado..

y entonces el devenir sea mas llevadero..

Bonito poema... que lleva a pensar.. y sentir... con el corazón.

Besitos Laura.. ordenada???'o desordenada????

Leonel dijo...

Con este desorden inmenso que te han provocado, me has hecho recordar el poema de una de mis poetas cubanas preferidas, Carilda Oliver Labra, el poema se llama "Me desordeno amor, me desordeno". Cada vez que lo leo, me desordena por completo y el tuyo tiene un efecto similar. Si no lo conoces, pincha el título, estoy seguro que te gustará.
Un fuerte abrazo:
Leo

Enrique Sabaté dijo...

La cabeza se nos trastorna cuando amamos.

Eres una toda una poeta.

anuar bolaños dijo...

REO


Éste que te asfixia
es el enfermo soñador
de rostros azules
y nombres de guerrero.
Aquel que tiene las entrañas raídas
y un cometa por alma.

Estos ojos que te desnudan
pertenecen al torpe que te ama,
pues este hombre brutal,
inescrutable,
saturado de ilusiones,
vive inundado de tí
arando esperanzas
con sus herramientas desgastadas
y la dulce tentación de la muerte
doblada en el bolsillo.



anuar iván.

Soy beatriz dijo...

Tal vez sea el huracán de la pasión que arrasa sin medida.
Bellísimo Lau!! si supieras cómo me identifico en más de un poema tuyo.
Gracias por eso!!!!

Un abrazo grande!!!

Manuel dijo...

Querida Laura: estoy por apostar a que si, a que el orden perfecto no era aquel que con tanto celo construimos.

Pero tranquila: pasa a menudo.

Lo malo es que, cuando hemos puesto el empeño de una vida en construir algo que nos parece aceptablemente perfecto, y viene algo/alguien y nos lo desbarata, algo en nuestro interior se rebela.

Y de allí solo salimo airosos con aquellos versos de Tagore:

"Si apuestas en un golpe,
lleno de alegría,
las ganancias de siempre
a la suerte de un día.
Y pierdes, y te lanzas
de nuevo a la pelea,
si decir nada a nadie
de lo que es y lo que era..."

Un beso.

TriniReina dijo...

Lo que para uno es el orden para otros es el caos. No quedaría todo en su punto si parásemos en un punto medio?...
Si lo encontramos ya es lo más.

Besos

María Socorro Luis dijo...

A veces es tan necesario desordenar el corazón y los sentimientos...

Mi abrazo.

Anónimo dijo...

El desorden lleva a tener que ordenar, me gusta esa forma de amar, yo pienso que es como empezar de nuevo. Un beso de Sole

Pato dijo...

Este desorden me gusta mucho, el caos genera creatividad, el orden aburrimiento, así que a crear aprovechando los latidos y la emoción que genera el despelote!

Besos.

Marcos Callau dijo...

Muy bueno, sobretodo el final, me ha gustado mucho. El caos del amor
y de una persona que diseña versos en servilletas de bar. ¿El caos del poeta?. Un abrazo.

Jorge Torres Daudet dijo...

Desorden en el temblor y los latidos... ¡viva el desorden! ...que no es sino amor!
El amor quita el apetito el dormir... pero no los sueños.


Un beso grande.

Mistral dijo...

Sentirte cómoda es lo importante.
A menudo nos preguntamos demasiadas cosas y eso no es lo bueno que parece ser.

Un abrazo Laura.
Gracias por tus palabras

Noray dijo...

En el fondo, todos y cada uno de nosotros, aunque nos empeñemos en buscar los porqué fuera, somos cosmos y caos de nosotros mismos.


A veces es necesaria esa arritmia para seguir viviendo.



Un beso.

Abuela Ciber dijo...

Esperemos los momentos tiernos del "ordenar"

Cariños