22/2/11

¿Casualidades?

Venga. Vamos a celebrar
que las casualidades tienen sentido
y que la anécdota es la clave
de la historia de nuestras raíces.

Venga. Vamos a fingir
que no ha pasado el tiempo
y que nuestras miradas son poemas
del libro de las buenas personas.

Venga. Vamos a descubrir
que la luna siempre es la misma
y que la noche es un escenario
de miles de promesas verdaderas.

Vamos. ¿ A qué esperas?
Estoy en ese sitio donde acuden
las almas a arrastrar su penitencia.

El tránsito es tan lento, tan pausado
como rápida y fugaz fue ayer la pérdida.
El tiempo no perdona.
                                      Me hago vieja.

23 comentarios:

Cecy dijo...

Casualidad? No.
A todos nos pasa.
Mientras tanto disfruta que la luna sea la misma.

Un beso Laura.

Noe Palma dijo...

el tiempo no perdona, por eso se le puede hacer cualquier cosa!! casualidad? no, yo diría causalidad, q no es igual!

esta poesía me encantó Lau!
abrazos

Pluma Roja dijo...

Venga que no tan vieja.

Me gustó tu poema reflexivo.

Un beso amiga.

Maritza dijo...

Laura, tu poema bello me pinta de momentos que quieres atrapar en tus manos y no dejarlos pasar nunca más.
Recuperar lo perdido, las oportunidades, tal vez...
A mediana edad suele hacerse un recuento, mirara hacia atrás. A veces es bueno, otras no tanto.

Creo que lo más sano es amarse a si mismos y aceptar tiempos personales, con sus triunfos y derrotas.Como siempre digo: no se pudo hacer más.

Pero es muy probable que ya mi comentario se haya salido del "centro" de tu poema!... de tu motivación para escribirlo.
Suele sucederme!

:)

Abrazos grandes y felicidades.
Es un lindo poema.

Manuel dijo...

Querida Laura: tu puedes hacerte de todo menos vieja.

Este poema es un canto de esperanza y, sobre todo, de realidades vívidas.

Nuestars raices, las buenas personas, las promesas verdaderas (¡que maravilla!)... son partes de tu absoluta vitalidad.

Y eso, querida Laura, es contrario a la vejez.

Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Todos envejecemos.
Es la gran tragedia Laura.
Hacerlo con dignidad es menos doloroso.

Besos.

TriniReina dijo...

Si algo en esta vida no es casualidad, es precisamente eso, el hacernos viejos:)
Eso está en nuestra estrella hasta antes de nacer, claro que, cada cual cumple su ciclo cuando el destino quiere.

Nos hacemos viejos y creo que más tolerantes con las inevitables penas y penitencias...

Besosss

David Quintana dijo...

Lo peor de hacerse viejo, es que adquirimos mayor conciencia del mundo en el que vivimos, verdad??

Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Enhorabuena, Laura. Cada vez que entro a este blog y te leo me obligas a quitarme el sombrero. Este poema es soberbio, amiga. Me ha encantado todo el viaje que podemos realizar a través de tus versos "hasta ese lugar donde acuden las almas a arrastrar su penitencia" para llegar a esa conclusión tan realista. Estupendo poema. Besos.

Jorge Torres Daudet dijo...

Jo, que vieja! Te irás haciendo...
que no es malo.
Y seguirás escribiendo poemas, cada vez mas bellos.

Estrella Altair dijo...

Mira Laurita.... es que me tengo que reír..

si el tiempo no perdona, peor es que te perdone y te ponga con los pies por delante.....

o no???

es mejor ir cumpliendo años y saber que no podemos perder ni un minuto, ni un segundo de nuestra vida, en lamentaciones, nostalgias o amores que no funcionan..


ya me entiendes verdad??'

besitos.. muchos, de una vieja que se siente joven..

mas besitos..

Anónimo dijo...

Me gusta sobre todo el ritmo y el aire desenfadado de este poema.

Y tú nunca serás vieja, Laura

Muxu bat.

María Socorro Luis dijo...

El anónimo soy yo

Ian Welden dijo...

No creo en las casualidades. Creo que todo en este universo tiene una razón de ser.
Tal vez en otro universo el concepto "casualidad" sea un ángel que se posa en tu hombro para regalarte todo el tiempo que crées perdido pero en realidad está ahí en tu alma y en tu corazón.

Abrazos desde copenhague hoy con tormenta de nieve,


Ian.

Sneyder dijo...

Todos envejecemos…y pienso que es una suerte, peor sería no hacerlo…

Con tan solo nacer nos ponen nuestra fecha de caducidad… Venga. Vamos a celebrar que las casualidades tienen sentido…Vamos a fingir que no ha pasado el tiempo...



Un fuerte abrazo,besoss

soy beatriz dijo...

Ahhhh... el tiempo...misterioso. Relativo, engañoso, tramposo y sin embargo e inevitablemente implacable.
Hora de cedazo y de rescate de lo más valioso en esta cosecha de mediana edad, donde el final de la cuerda del reloj se siente más de cerca.
Y si en cedazo has encontrado, miradas, amor, tristezas, lunas y soles, pájaros, poemas, perfumes y espinas y aún así, los versos bellos nacen de tu alma, es que el océano te ha traído en todo ese tiempo los secretos más maravillosos de la vida, lo que a uno lo ha hecho ser como es. Lo único que nos llevaremos de esta tierra.

Me encantó. Un fuerte abrazo!!!

Gizela dijo...

Bienvenida al club jajajaja
Pero escribes como una niña linda jajajaja
Necesito una ayudita para Amnistía Internacional en mi blog...para algunos que ya no podrán ser viejos y para algunos que todavía tienen esperanzas
BESOTESSSSS

Edu dijo...

Cuando nos damos cuenta se nos fue el tiempo, por eso mejor no mires el reloj y si aparecen por ahí las arrugas pues digamos que son producto del logro conquistado.
Saludos, Edu

Narci dijo...

Una pena, pero esa enfermedad la padecemos todos, y ya sabes, mal de muchos, consuelo de tontos.

Besos

Leonel dijo...

Es cierto querida Laura, el tiempo no perdona, pero no lo debemos perdonar nosotros tampoco, seamos como nos da la gana, porque tenemos que ponernos viejos solo porque el tiempo pasa?
He pasado una semana particularmente ausente,pero ya vuelvo.
Un beso y un abrazo.
Leo

Emilio dijo...

Transitando a través de los versos poco importa que pase el tiempo.

Abrazos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupendo, como siempre. Un placer pasar por tu casa.

Saludos y un abrazo.

Edurne dijo...

No, el tiempo no perdona, pero las casualidades existen, es cierto!

Nos hacemos mayores, que no viejos. Yo no soy vieja, aunque el número cinco ya lleve un tiempo encabeando mi cronología...

Cada día nos podemos reinventar, todo como por pura casualidad.

Vamos!

Un besote, casual(?)
;)

Y buen domingo, compi!