18/2/11

La vida estando muerto

Ese señor que mira el mundo
con cara amargada
y expresión nauseabunda,
con los ojos hundidos
en una grieta de odio
de profundas raíces,
con las manos cerradas
en un puño agresivo...
no sabe que está muerto
desde hace mucho tiempo,
pero yo sí.

Por eso le devuelvo
una sonrisa de esperanza
cuando me escupe
sus letras contenidas
y pienso que me alegro
de creer aún en los milagros
aunque pertenezca a una especie
en absoluta extinción.

34 comentarios:

TriniReina dijo...

Es que no hay menos que creer en los milagros, en los que se cumplen y en los que permanentemente estamos luchando por conseguir.

Hay gente que nació amargada y sólo amargor donan a la vida.Mejor mantenerse lejos de ellos, porque contagian:(

Te mando mi sonrisa, para que la unas a la tuya.

Besos

José Baena dijo...

Alguna vez oi que obtenemos lo que proyectamos al mundo. Mejor devolver sonrisas. Una versión "oriental" de "el que siembra tormentas...". Bss

Noe Palma dijo...

totalmente de acuero con lo que dice Jose Baena!

Laura, de más está decir que es una poesía bellísima!!

abrazos terribles

Asolada dijo...

Además de esa capacidad de mirar el mundo con esos ojos, lo bueno es que tú seguirás siendo inmune a todo ello.

¿Por qué?

Pues porque tú eres grande. Mucho, de hecho.

Y besos.

Ian Welden dijo...

Conozco a algunos "señores" como aquel que tan bien describes. Merecen una sonrisa que ilumine un poco sus vidas oscuras y marchitas.
No eres la única de esa especie en extinción, yo también lo soy.

Abrazos,

Ian.

David Quintana dijo...

En extinción si, pero como bien dices con esperanza.

Un abrazo.


Feliz día.

Jorge Torres Daudet dijo...

Laura, recuerdo que coincidimos en nuestra manía de observar, de observar a la gente; fíjate, viviendo en Madrid, si hay oportunidad para ello. Hay caras, espejos del alma, que lo dicen casi todo; sobre todo cuando no se sienten observados, incluso hablan consigo mismos, gesticulan... Ojos que se pierden, con mirar frío.
Sí, no es malo devolver a esas miradas, que se te anudan en el estómago, una sonrisa, quizá un rayo de luz, de esperanza, que tanto pueden necesitar.
Hermoso tu poema.
Besos.

elisa...lichazul dijo...

muerto en vida ,
cuantos andan pisándose la sombra con ese ritmo amargo,
enrollándose en su ombligo pequeño
sin nunca levantar la vista y otear al horizonte
bien por este hablante que le llama a la esperanza
quizá en su palabra la vida moja esa playa reseca

besitos de luz
mil gracias por tus huellas
feliz fin de semana

Maritza dijo...

Me uno a las sonrisas!!

:)
:)
:)

La ACTITUD de vida lo hace todo. Mejora el propio ánimo y espiritu y como ya te han dicho acá, SE CONTAGIA!
ES LO MEJOR, NO??

Bello mensaje, Laura.

ABRAZOS Y SONRISAS!

Estrella Altair dijo...

No puedo estar mas de acuerdo, el problema de su muerte es suyo y solo suyo... y me refiero a esa muerte que se busca uno en el alma al no querer cambiar y buscar mas lo negativo y la amargura que lo dulce y bueno que la vida nos da.

y aún ahí.. la sonrisa de nuestro corazón pro delante..

Me gustó Laura buen fin de semana

TORO SALVAJE dijo...

Con ignorarlo es más que suficiente.
Y luego el olvido.

Besos.

Pluma Roja dijo...

Que hay milagros, los hay. Pero en algunos casos no surten efecto. Lo mejor es repartir siempre sonrisas de amor aunque parezcamos de otro planeta.

Lindo poema mi querida Laura.

Mil besos.

Cecy dijo...

A mi me gusta la contracara que le das a las cosas.
Eso es sabiduría.

Un beso Laura.

Leonel dijo...

Aunque lo llames milagro, aunque lo llames sueños, es importante no perder la sonrisa, para seguir regalando una esperanza a quien ya las ha perdido.

Un fuerte abrazo para ti, Laura.
Leo

Charcos dijo...

me estremeció tu poema... en esta vida andamos rodeados de muertos

un abrazo

Marisa dijo...

Estaría bien que recibiendo
una sonrisa le cambiara el
rostro amargo por otro
de relajada bondad y
que su puño apretado
fuese pajarillo abierto
a la libertad.

Dejaría de estar muerto.

Muchos besos

Liliana G. dijo...

No perder nunca la esperanza y si se puede repartir, mejor...

Bello, conmovedor poema, Lauri.

Un beso grande y buen fin de semana.

Oréadas dijo...

La persona que más pobreza posee
es la que no tiene ni sonrisas que regalar.
Triste del que tenga vacíos los bolsillos del alma.
Un beso

El Drac dijo...

Buena poesía rebelde para variar me pregunto ¿quién será ése Señor??? Tu profe, tu viejo, el vecino..? Un gran abrazo

Jorge Encinas Martínez dijo...

Yo también creo en los milagros. Gracias por advertirme contra las grietas del odio.

Un abrazo

Esilleviana dijo...

Y lo más interesante de este poema es tu visión. Cómo donde cualquiera encontraría desprecio, al igual que desestima, repulsa e indiferencia, tú consigues entregar una sonrisa, junto con un milagro. Precioso.

un saludo.

Manuel dijo...

Querida Laura: una belleza tu poema.

Me ha gustado especialmente la forma de describir el cuadro. Hay esperanza, está claro.

Un beso.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amiga, como siempre un placer haberme pasado por tu casa...

Saludos y un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Efectivamente hay muchos muertos que caminan por el mundo, pero creo que afortunadamente, también hay muchos que creen, que creemos, en milagros. Y que cada vez, hay más.

Un abrazo, Laura. Y sonrisas.

Gizela dijo...

Bienvenida al club jajaja
Yo también creo en los milagros
"Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro."
Albert Einstein
Besotesssssssssssssss

Marcos Callau dijo...

Esta especia hay que perpetuarla para qwue nunca se acabe, Laura. Los hombres que están muertos en vida no saben el regalo que es vivir. Un poema con mucha fuerza en esta ocasión, amiga. Besos.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimada Poetisa amiga Laura:

Aquí en mi pueblo, y en todas las comunidades del mundo, hay personas así, indistintamente del sexo. Es más, ese carácter lo veo más repetitivo en la gente con poder económico. Gracia me hace, también, que tú y yo tengamos una actitud positiva ante pajarracos de esta envergadura. Algo de nuestro espíritu, en algún lugar de un alma así, permeará, tal vez no con efecto instantáneo, pero afectará a ese ser, porque creo, hasta las rocas reciben nuestras vibras.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

Pedro F. Báez dijo...

Somos muchos más los que creemos en milagros que los que no, lo que sucede es que los descreídos tienen más dinero y se compran canales de televisión para difundir su desesperanza y su falta de fe en el mundo. No te canses jamás de dar y de repartir sonrisas de esperanza. Allá los pobres infelices que no saben más que vomitar bilis. Abrazo y mucho cariño, Laura.

Noe Palma dijo...

te dejé algo en mi blog!! quizás los premios con canción sean mas interesantes!!

abrazos

eloy dijo...

Vivimos rodeados de zombis, esos no muertos que nos quieren contagiar de sus miserias, sus mezquindades, su mentiras. Me gusta tu reacción ante ellos:
"Por eso le devuelvo
una sonrisa de esperanza
cuando me escupe
sus letras contenidas
y pienso que me alegro
de creer aún en los milagros
aunque pertenezca a una especie
en absoluta extinción."

Un gran poema, sí señora.

Abuela Ciber dijo...

Hay tantos así, dan lástima y....a veces no son de tanta edad.

Cariños y deseos de buena semana.

Poetiza dijo...

Laura, que belleza de poema. Hay por el mundo tantos seres que viven estando muertos. Besos, cuidate.

Rosa dijo...

Uff! ésto no se hace a estas horas de la tarde Laura. Esa forma de mirar y de contar tuya...

Me ha encantado.

Un besazo

Elena Lechuga dijo...

Qué generoso tu corazón que es capaz de ver más allá de los puños cerrados.
Un abrazo