11/4/11

El café, siempre solo

Al carnaval de la vida
acude a menudo la soledad
disfrazada de compañía.

28 comentarios:

Noe Palma dijo...

bueno, Laura, sobre este texto nada que oponer... no?

una especie de soledad compartida, se me ocurre!

abrazos, querida...

David Quintana dijo...

Que bueno. Y que real. Con lo cortito que es y la fuerza que tiene.

feliz semana sin disfraces en este carnaval de la vida.

un abrazo.s

Elena Lechuga dijo...

Y pocas cosas hay tan tristes que la soledad rodeada de personas

Liliana G. dijo...

Y qué cierto. Es cuestión de quitarle la máscara ni bien se siente a la mesa para tomar el café...

Muy buena metáfora, muy buena.

Besos, Lauri.

Juan Risueño dijo...

Hay mucha nadería disfrazada de amigo que ni intenta serlo.

Saludos,Laura

plinnn... dijo...

Pues si hay que ir a buscar la leche a los pastos donde están las vacas, allá que nos vamos, hay momentos para la soledad, pero también para la leche y el azúcar:)
Biquiños y feliz semana :)

Maritza dijo...

Es una de las grandes contradicciones de la vida : LA SOLEDAD ES LA QUE MÁS ACOMPAÑA ciertos cafecitos que se toman en este carnaval de la vida...

Amiga, que comiences una gran semana.
Abrazos desde mi Chile, con frío esta mañana.

TORO SALVAJE dijo...

Si.
Muy a menudo.
Disimulando la tragedia cotidiana.

Besos.

Pato dijo...

La soledad tiene una colección de disfraces, a veces hasta bonitos, pero siempre está ahí para hacer compañía.

Besos

Una Resaca Cualquiera dijo...

Un enemigo necesario, sin duda

carmen jiménez dijo...

Quizá por eso nació el carnaval...
Besos
¿nos vemos con "Contracaminante"?

Emilio dijo...

A veces, demasiado a menudo.

Besos y abrazos.

Edurne dijo...

A veces estas reflexiones, estas verdades, breves, son lo más certero que puede haber!

Genial, me ha encantado imaginarme a la soledad disfrazada de compañía!

Besote, compi y buena semana. Ánimo que ya queda menos!
;)

Caro López dijo...

Es una preciosidad, como tú, hermanita. Un micro relato lleno de "transparencia".

Besos,

Los Caro López

Esilleviana dijo...

A veces es muy necesaria esa soledad y silencio, para compensar tanto alboroto y revolución...

un abrazo

Amando Carabias María dijo...

Sin duda, el café siempre solo, lo más cargado posible (y sin azúcar)

Jorge Torres Daudet dijo...

En pocas palabras dejas un mensaje muy significativo; dicen mucho esos tres versos.
Besos.

Manuel dijo...

¡Ni aún con máscara se la confunde!.

¡Maldito tiempo de carnaval!: cada vez que te descuidas se te cae una máscara en el dedo gordo del pie.

Un beso, Laura, y gracias por la reflexión hecha verso.

soy beatriz dijo...

Al leer tu post, sentí y pensé que exquisito poder de síntesis tenes. Mi último post habla algo del café y la soledad y es bastante más extenso jaja. Admiro ese poder de sintetizar, condensar una idea, un sentimiento.

Un gran abrazo!!!

Leonel Licea dijo...

me has recordado una frase que me decía mi abuela cuando era pequeño, " nunca estarás completamente solo, si estas en compañía de ti mismo"
Llevan razón tus versos, querida Laura.
Un abrazo muy fuerte.
Leo

TriniReina dijo...

Esa soledad en compañia es de las peores. Siempre he pensado que le falta un nombre. Que hay que inventar uno para esa sensación tan extremadamente "gris".
Pobre gris, siempre lo usamos para lo peor:):)

Sé muy bien a qué sabe ese "café"...

Besos

ROCIO dijo...

Muchas veces diria yo, lo importante es saberla distinguir.

Un besazo.

Rocío

Marcos Callau dijo...

Qué breve y qué certero. Más que un poema es un dardo, amiga Laura... un dardo que se instala en la diana. Enhorabuena.

Juanjo Almeda dijo...

Qué bueno...
Abrazos

elisa...lichazul dijo...

caras de la misma moneda

hay quienes estando con más son entes solitarios y otros estando solos están acompañados siempre

paradojas bípedas ...eso somos


besitos y buena semana Laura querida
mil gracias por tu huella

Anónimo dijo...

No por ser cortito es menos grande,cuanta verdad en tan pocas palabras, Un abrazo de Sole

Elvira Daudet dijo...

Querida Laura:

Texto breve y certero, hermoso y claro como tú. También me ha gustado mucho el poema anterior y la esperanza expresa que depositas en los niños, esos cachorros biológicamente perfectos mientras la vida no los apriete y manipule.

Te quiero, guapa
Elvira

Javier dijo...

Acude siempre, siempre.


Saludos.