21/5/11

Los frutos

Hijo mío, cuando crezcas,
no te dejes llevar por la corriente;
sé tú mismo, mantente despierto,
toma tus propias decisiones.

Hijo mío, no pelees,
la violencia es una jaula
sin salida y no hay nada
que no solucione un buen abrazo.
Busca una solución pacífica
a los conflictos: siempre la hay.

Hijo mío, no te rindas nunca,
lucha por tus sueños;
tú eres un pilar imprescindible
para construir un mundo mejor;
no te conformes con protestar
ante las injusticias, participa
y aporta posibles soluciones.

Hijo mío, cuida el planeta,
sé generoso y procura
ser activo en el mundo;
colabora con causas solidarias,
ponte siempre en el lugar del otro,
cumple tus obligaciones
y defiende tus derechos.
                                   Me emociona ver el fruto
                                   de todas esas palabras
                                   que sembré durante años;
                                   no seré yo quien le diga
                                   que hay destinos imposibles.

Mi hijo hoy acampa en Sol.

28 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Hoy me has emocionado.
Bien por tu hijo.
Bien por ti.

Besos.

OZNA-OZNA dijo...

bellas y amadas letras dedica tu bello corazón de madre al amor de tu vida, esta asturiana amiga y admiradora te da infinitas gracias por hacernos participes de ellas y te manda un besin muy muy grande para ti y para tu hijo, que ahora mismo esta luchando pacificamente por su futuro y por sus derechos.

FRANK RUFFINO dijo...

Estimadísima Poetisa amiga:

El cometido del poeta es escribir así: llegar directamente a la gente con un mensaje que aporte a sus vidas. Este poema tuyo es para ser imprimido por millones y pegarlo en establecimientos comerciales, en el metro, en la calle...

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

Alma Ragatzzi dijo...

Bonitas palabras, querida poeta... realmente es un poema profundo, tierno y precioso. Me recuerda mucho a uno que yo le escribí a mi hijo cuando se fue de mi lado para organizar su propia vida, y pretenddía dejarle mensajes de enseñanza para afrontar el mundo sin mí. Ya sabes, a veces los creemos tan vulnerables, sin darnos cuenta que tiene dentro todas las capacidades.
Por supuesto que no hay caminos imposibles, ni causas perdidas, sobre todo cuando se dejan perder sin lucharlas.

Un abrazo desde el alma.

Amando Carabias María dijo...

Acabo de tuitear el poema. Se lo merecen los de acampadasol, y resto de acampadas que ya se esparcen por el mundo. Como alguien ha dicho ya, Felipe II estaría orgulloso de nosotros, en spanishrevolution no se pone el sol ;) ;)...
En instantes así se ve que cuando la semilla es buena y cae en buena tierra, fructifica.
Un fuerte abrazo a la madre y al hijo.

Estrella Altair dijo...

Ese sentimiento de amor, me ha llegado.

besos

Cecy dijo...

Que belleza de palabras a tu hijo.
Que orgullo Laura.
Sigo las novedades por Internet, en la Puerta del sol.

Un gran abrazo!

Amelia Díaz dijo...

Yo llego ahora de mi "sol" (la plaza Mª Agustina de Castellón) y es emocionante ver cómo POR FIN los sueños pueden llegar a ser una REALIDAD.

Besos para ti y tu hijo, trilli querida.

El Drac dijo...

Siempre sorprenden los sinceros de seos de una madre,será porque en el fondo todos los deseamos escuhcar aunque sea sólo una vez más

Juan Risueño dijo...

A mi hija la enseñé a escuchar y ahora soy yo quién la escucha.
A mi hija le enseñé todo y ahora soy yo el que aprende de ella.
Un hijo ha de ser, en cierto sentido, un amigo.

Un poema apasionado, Laura

Un abrazo

Elena Lechuga dijo...

No podíamos esperar cosa distinta de un hijo tuyo.
Millones de besos para los dos.
El poema, emocionante.

María Socorro Luis dijo...

Siempre he confíado y admirado a nuestra juventud. Estamos con ellos.

Nuestros hijos son maravillosos, Laura queridísima.

Leonel Licea dijo...

Me has emocionado, querida Laura, porque no hay nada que emocione màs que una madre orgullosa de su hijo. Lo has enseñando bien.
Hoy, aunque desde lejos, veo en vuestra plaza del Sol, la esperanza de millones de personas renacer.
Un abrazo fuerte para ti.
Leo

Pato dijo...

Le han llegado todas esas enseñanzas a lo profundo, es un fruto dulce y madura al Sol.

Bien por él, como por todos los que como él luchan por su dignidad-.

Besos.

TriniReina dijo...

Cómo dice mi hjo, mamás, de tanto que me hablaste, mucho me quedó.

Debes de estar orgullosa de tu hijo, hoy y siempre, desde luego. Así cómo creo que tu hijo se sentirá orgulloso de ti y tus enseñanzas. Sentirse bien con uno mismo y agradecer la voz que así te formó.

Besos y sol

Elvira Daudet dijo...

Querida Laura:

De madre tan sensible y maravillosa no podía sino salir un hijo generoso y dispuesto a luchar pacifícamente por cambiar la podrida realidad. Dale las gracias en mi nombre: me ha hecho soñar que un mundo mejor es posible todavía.Enhorabuena a los dos.

Te espero el 1 de junio en el Ateneo.

Un fuerte abrazo
Elvira

Pluma Roja dijo...

Felicitaciones por ti y por él. Si estuviera en España, estaría allí apoyando no dejes de creerlo.

Muchos besos Laura,

Tarde pero aquí estoy.

Hasta pronto.

MiLaGroS dijo...

A parte de lo que les digamos a los hijos es trambién lo que les trasmitimos con nuestra vida. Son nuestro reflejo. Y nuestra genética también. De tal madre tal hijo. Abrazos.

Marcos Callau dijo...

Alabo la elección de tu hijo y la manera tan original de plasmar todos estos sucesos en un importante y bello poema. Muy bien, Laura. Estupendo. Besos.

Edurne dijo...

Bravo por tu hijo, y... viva la madre que lo parió!

Un superbesote!
;)

Maritza dijo...

Laura querida, creo que todo te lo han dicho ya. Sólo reiterar la maravillosa enseñanza tuya que se refleja ahora en tu hijo...en fuerza y sensibilidad; felicitar tu entrega como madre,y sus frutos...en tus hijos.

Abrazos miles!

BEATRIZ dijo...

Sabiduría para la vida de los hijos. El tuyo es afortunado.

Saludos.

Jorge Torres Daudet dijo...

Magistral, Laura, pero ese calificativo no lo digo por decir; en tí tiene doble acepción.
Felicidades.
Besos.

Javier dijo...

Buenos consejos.
Seguro que te hará caso.


Saludos.

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Natural complacencia y orgullo de una madre poeta.
Felicitaciones.

Esilleviana dijo...

Ponerse en el lugar del otro.
Este aprendizaje/enseñanza me resulta imprescindible.

Un poema muy hermoso.

saludos

Ian Welden dijo...

Qué preciosura de poema, Laura!
Te has superado a ti misma. Me imagino que tu hijo debe estar orgulloso de tener a una madre tan dulce e inteligente.

Un gran abrazo con mis felicitaciones,

Ian.

Anónimo dijo...

He conseguido leer el poema a tu hijo, seme han llenado los ojos de lagrimas, es lo que las madres queremos para nuestros hijos, pero muchas como yo no sabemos decirselo tan bien y tan bonito, que suerte querida, un beso muy fuerte sole