2/8/11

De lo cruel

La piel doblada
vistiendo los huesos.
Enjuta, casi inmóvil,
con los ojos vidriosos
borrachos de silencio.

Desde la torre de la sordera
viajas a la infancia
donde todo es ajeno
pero tiene la paz de lo cercano,
donde la vida es el espacio
entre las comidas principales
y el cambio de pañal.

Sentada en tu interior,
con los pies colgando
de unos sueños a retales,
esperas
una muerte dulce que no llega
y temes
 a la otra,
la pérfida,
 la que exprime
los últimos alientos en dolor.

¡ Son tantos los que aguardan
al otro lado ya de la palabra!

Te duermes de mi mano
como una niña,
buscando la caricia en tu cabeza
que te despida del mundo
que no disfrutas.

Un nuevo amanecer
es otro contratiempo.

Cruel vejez.

19 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Se me ha clavado el dolor que brota de estos versos, Laura, se siente la ternura que inspira la protagonista y quizàs por eso, me desgarra aún más,
Un abrazo fuerte, para atenuar tristezas.
Besos.
Leo

Marcos Callau dijo...

Muy cruel. Acaso unso versos como estos apaciguan esa fugacidad del tiempo. Besos.

Pluma Roja dijo...

No cabe la menor duda que la vejez es cruel, consiste en cada persona saberla recibir y vivir. Buda dijo que habían tres cosas a las que nos tenemos que enfrentar: "La vejez, la enfermedad y la muerte" La vejez no es tan mala como la enfermedad ni aún la muerte. Yo creo que la enfermedad es aún más cruel que la vejez y la muerte.

Muchos besos querida Laura.

Maritza dijo...

"Un nuevo amanecer es otro contratiempo"...
otra tristeza
otra espera interminable
otro desafío para mantenerse
otra dependencia
otra falta de...

Es terriblemente real,Laura.
Estremecedor.
Lamentablemente la vejez, tan mal tratada por estas latitudes (sólo por aquí?)conforman un espectáculo más que triste (y cada vez más cerca de uno). Se me parte el corazón, porque tantas veces he visto a los ancianos relegados en alguna "casa de reposo", con la mirada perdida, ajeno, sin ocupaciones, "viviendo" la vida lánguida, la abúlica, después de toda una vida de esfuerzos, y me pregunto donde está la justicia...

Disculpa el desahogo, pero estas cosas me desarman.

Abrazos,Laura querida.

TORO SALVAJE dijo...

Yo no la toleraré si me llega así.
Me iré antes.
Eso no es vida.

Besos.

Juan Risueño dijo...

Terrible poema,Laura, y muy cercano para mí por recién vivido y acabado, y por recién comenzado a vivir.
Es muy cruel la vejez, no hay bienes con que pagar una mano tendida -de corazón-.

Un abrazo

rubén lapuente dijo...

Se sufre más viendo morir lentamente a quién amas que muriendo tú mismo. Estoy seguro. Certeros tus versos.
Besos

Amando Carabias María dijo...

Me ha gustado mucho, Laura. Me parece un texto lleno de ternura, a pesar del dolor que rezuma, lo tuiteo

Marisa dijo...

Este poema me hizo revolver recuerdos que aún siento,
esa terrible crueldad
que hace de la persona
un ser inerte.

Me voy con tus palabras
en el corazón.

Besos

galmar dijo...

Vivir así la vejez es terrible, todo se llena de tristeza, creo que opino como Toro,
Muchas gracias por tu comentario :) espero que Neo sea feliz sí, y la verdad, también lo espero de las personas que se cruzan en mi camino, o al menos, no servir para lo contrario :) un biquiñoooo

Alejandro dijo...

¡Que real!

los que hemos vivido con nuestros seres queridos esos últimos tiempos, donde todo se olvida y sólo el ayer es cercano, te comprendemos y valoramos más tu poema.

Ale

Cecy dijo...

Digan lo que digan.
Que suerte que tiene tu mano.
Alivia el viaje.


Un abrazo!

Manuel dijo...

Una maravilla tu poema, querida Laura.

Me quedo, sobre todo, con estos versos:

"...Sentada en tu interior,
con los pies colgando
de unos sueños a retales,..."

quizá porque hace poco yo tabién colgué mis pies en una azotea.

Un beso grande.

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

Va tu sensibilidad a poner en el corazón del lector un callado golpe ante su inutilidad para aliviar "en algo" a la protagonista. ¡Mucho podrían hacer nuestras sociedades por quienes, un día, lo dieron todo!
Un abrazo.

Gizela dijo...

Verdaderamente cruel ...
Así se versada lindo, como lo has escrito.
Pero nadie que siga vivo, escapa de su abrazo!!
besotessss y lindo finde

Ricardo Miñana dijo...

Precisamente se pierde mucha calidad de vida al llegar a la vejez, lo mejor es intentar desenvolverse dentro de las posibilidades, y sobre todo mentalizarse que ya no hay vuelta atrás.
que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.

Miguel de la T.P. dijo...

despues de visitat tu blog,hoy admiro tu capacidad para componer versos me ha encantado la visión y el sentimiento que pones en cada poema que escribes,
en ellos demuestras ser un gran poeta. Desde Jaén mi querida tierra te deseo con respeto y admiración que tengas un buen fin de semana.

Taty Cascada dijo...

¡Qué decir!, si todos algún día despertaremos con la piel arrugada y los pensamientos extraviados.
Un beso.

Tania Alegria dijo...

Estimada Laura: vengo a agradecer tu visita a mi página y tu amable comentario.
Dejo constancia de mi lectura y aprecio por tus versos.
Podría haber dejado mi huella en cualquiera de los significantes poemas que leí en tu espacio, pero lo dejo aquí, a causa de "los pies colgando de unos sueños a retales". Quien escribe eso es que sabe unas cosas de la vida. Aplausos.
Desde Lisboa te envío mi saludo cordial y un abrazo afectuoso.