12/8/11

Y ahora qué

Dos manos enlazadas
en la esperanza frágil
de hacerse mirada común,
siendo ya común destino
por caminos no compartidos.

Mientras, se acaba el verano.

Una campana afónica
de la iglesia de la fe marchita
recuerda inexorable
que este puede ser el último tango
que bailemos en París
o en cualquier isla desierta
y que se ha roto el cántaro
que nos comunicaba con la fuente.

Acecha el otoño en una esquina
del segundo exacto siguiente al coma.

No vale ser abstemio:
es la misma convivencia
lo que emborracha
y nos hace creer que sacamos 
 lo peor de nosotros
sin saber que lo peor
aún está por llegar.

Me duermo escuchando
una nana antigua
y, como en esos tiempos,
me despierta el hambre
atroz de humanidad.

28 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Las pequeñas cosas cotidianas emborrachan o desencantan, si ves, no son las grandes cosas las que desencantan. Vamos en declive, la humanidad tendrá que reaparecer en algún momento, quien sabe.

Muy buen poema.

Besos.

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Poco a poco, todo va muriendo, y en el camino olvidamos nutrir, alimentar, vigorizar... Allá enfrente está el final. Sin lugar a dudas.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

No hay nana que pueda con tanta hambre.
Nuestras conciencias no pueden dormir en paz.

Besos.

Amelia Díaz dijo...

Muy bien escrito, mi trilli.
Me ha gustado mucho eso de la campana afónica (y más...)

Besos enormes, guapa!!!

Maritza dijo...

Uy...el desgaste en una relación es problema!
Tiendo a pensar que todos debemos descubrir en algún momento que no somos "medias naranjas"...sino naranjas enteras, y eso hace que nos nutramos tanto individualmente, que a la hora del aburrimiento en la pareja y la mala comunicación puede ayudar...

Abrazos grandes,querida Laura!

Gabriela Maiorano dijo...

Hola Laura!!Bello poema y tan real...
Gracias por tu visita, me gustó mucho lo que leí.
Besosssss

José Antonio del Pozo dijo...

Poesía de la zozobra, de la angustia por el resquebrajarse del suelo que nos rodea,del miedo a darse cuenta de ello y de ese hambre de vida que a pesar de todo no cesa. Magnífico, Laura

Juan Risueño dijo...

Ay, el verano y ese tiempo que ofrece tiempo para conocerse de veras..., que no permite la huida...,
verano que no miente, que solo nos muestra lo que esconde en sus esquinas el resto del año.

Un abrazo de primavera

Cecy dijo...

Se acabara un ciclo y vendrá otro, y pase lo que pase, estaremos ahí tratando de ver que se puede hacer, por muy poco que sea.
Ese es tu espíritu Laura, como el de muchos. Por más hambre que devore.

Un abrazo grande.

Leonel Licea dijo...

Esa"hambre atroz de humanidad" nos acomuna y nos duele, nos nos quita el sueño: a veces, hasta nos derrota.
Bien dicho, Laura.
Un abrazo fuerte.
Leo

Lucas Fulgi dijo...

Un gran cierre... el último verso es genial.

Saludos

TriniReina dijo...

Ahora nada, a seguir tirando y estirando...

Hace tiempo que no escucho una nana; pero eso sí, siempre tengo esa hambre...

Besoss

eloy dijo...

HUY!! Te noto cierto deje pesimista y lastimero. Y es que vivir desgasta mucho, nos erosiona constantemente y el amor es tan escaso. Por si te sirve, te diré que el desencanto, el desamor, son solo momentos, cartas que a veces salen demasiado seguidas y aunque la banca siempre gana, ahí estamos, todavía resistiendo.

Es un gustazo pasar y pasear por tus letras, Laura.

Oréadas dijo...

Tal y como esta la sociedad, no creo que ni la mejor de las nanas mantenga somnoliento al hambre.
Un besito

Marcos Callau dijo...

Estos veranos con rastros ya de otoños han sonado, en tu poema, como una antigua nana, como dices, que por cierto contiene un sobresalto final.

Pd. Me ha encantado el verso de la campana afonica. Besos tu poema, como una antigua nana, como dices, que por cierto contiene un sobresalto final.

Pd. Me ha encantado el verso de la campana afonica. Besos

Abuela Ciber dijo...

Dejo mis deseos que goces de una buena semana!!!!!!
Y que...
"Mires todo lo bello , hasta en la tempestad"
(web)

Cariños

Chogui dijo...

Hola: Me encanta tu blog. Bello poema.
"La campana afónica". Linda metáfora.
Comparto tus palabras, a veces el poema se hace en mi y no descanso hasta verlo reflejado en el papel.
Abrazos.

Betty Mtz Compeán dijo...

Pasaba por aqui y encuentro un espacio lleno de profunda y bella poesia. Linda entrada, todo tiene un principio y un fin, todo nace y muere, tambien en las relaciones es igual. Te estare siguiendo y a la vez te ivito a mi espacio, seria un honor reibir tu visita.

Saludos.

María Socorro Luis dijo...

Muy buen poema, Laura; intimista y tan real. Es tan difícil y complicada la convivencia...
Tal vez, solo pueda salvarla, o saltarla, esa hambre de humanidad.

Enhorabuenaybesos

Toni Aznar dijo...

“De mis manos brotarán amapolas rojas como la sangre
quizás así consiga que mis versos sean eternos”
Fanny Jem Wong Miñan ( Poetisa peruana )

Todos sabemos que la "Felicidad" reside en las pequñas cosas, al igual, los finales siempre residen en las pequeñas cosas, en lo cotidiano, en lo habitual.
Pero, siempre hay un poema,una luz que despierta el nuevo camino a recorrer.

Esilleviana dijo...

Siempre es un placer leerte. Da igual el tema, materia o asunto, tus versos son precisos (la visita del papa el jueves...), la metáfora del final del verano, del descanso y de los amores de verano y el asunto que no somos capaces de atajar: el hambre y la destrucción que produce.

un abrazo amiga.

Asolada dijo...

Lo peor sí podría estar por llegar. Pero yo quiero pensar que no. Ya verás...

Un beso grande, grande, GRANDE.

Namasté dijo...

"Me duermo escuchando
una nana antigua
y, como en esos tiempos,
me despierta el hambre
atroz de humanidad" Uauuu!, coincido con otras personas, este último verso toca el alma, y mucho.
Muy buen texto Laura, aunque destile una cierta sensación de derrota, o de tristeza, o de resignación (?)
Y lo peor no estará por llegar, seguro. Ya nos encargaremos de que no sea así, verdad amiG-A?

Un besazo

Edurne dijo...

"HAMBRE ATROZ DE HUMANIDAD"...

Terrible, pero cierto, tenemos hambre de HUMANIDAD!

Muy bueno!

Un abrazote, compi!
;)

Abuela Ciber dijo...

Conmueve leerte, conmueve el alma...

Dices...saber que lo peor aún está por llegar....

Sentires de desaliento brillan, en espera de una fe tal vez perdida????

Cariños mil

ANTONIO MARSET dijo...

dos buenos blogs, gracias por tus comentarios

Rayén dijo...

Me encanto tu blog y la forma como escribes.
Tu poesía es bella.

Un abrazo.

Beatriz Salas dijo...

Ayss, hay tanta falta, tanta hambre.
Un abrazo, Laura, querida.