28/11/11

A otra niña perdida (MEG)

Abrazas a tu paso lo abrazable;
cerrando tus ojillos un momento
sientes que, en ese instante, es tu tormento
lejano, inexistente, vulnerable...


Tu casa no es hogar porque a tu padre
a diario ves violento y, sin motivo,
de noche llega ebrio y agresivo
y arroja su embriaguez contra tu madre.


Entonces...tiemblas tú y toda la casa;
porque ese día lo has vivido antes.
Tu madre siempre calla: sangre y hielo.


Detrás de alguna puerta o colcha escasa
esperas con temor pasos gigantes.
Tu hermano - ovillo y sal- se arranca el pelo.

25 comentarios:

Maritza dijo...

Una de las realidades más cruentas que puede vivir el ser humano...(vivir?)
Hasta cuándo!...mi alma GRITA hasta cuándo,amiga,por Dios!!

MI ENTERA SOLIDARIDAD PARA LA QUE SUFRE, Y MI DESEO POTENTE DE QUE PUEDA SER LIBRE(junto a su madre y familia).

ABRAZOS PARA TI, QUE OJALÁ REPARTAS CON CRECES A QUIEN (Y QUIENES)LO SUFRE (N)...
NO ME CABE DUDA DE ELLO.

BESOS,LAURITA QUERIDA.

Rosa dijo...

Esto es más que un poema bien estructurado y medido, es el grito que se escapa desde dentro denunciando la injusticia de tantos seres inocentes que tuvieron la desgracia de venir al mundo a sufrir la violencia de un mal-nacido y aún siguen sin saber por qué.

Se me retuerce el último verso, recordando la impotencia que sentimos tantas veces por no encontrar la manera de ayudar a los que sufren este tipo de maltrato.

Fue un placer levantar la voz a tu lado el viernes en Libertad.

Un abrazo mi niña

Leonel Licea dijo...

Este, es un poema necesario, Laura. Un poema que se levanta como un grito y me puede. Tendríamos que unir todos nuestras voces para hacer sentir que ha llegado el momento de decir basta!!!
Gracias por tus versos y tu fuerza.
Besos.
Leo

Betty Mtz Compeán dijo...

Laura un poema que grita una relidad que nos llena de coraje e impotencia, hasta cuando la justicia sera para estas personas que a diario sufren esta crueldad...solo nos queda poner nuestro granito de arena para que asi sea y no quedarnos como simples espectadores. Bello...muy bello poema.
Abrazos.

Juan Risueño dijo...

A los niños esas imágenes les marcan de por vida.

Un abrazo Laura

TORO SALVAJE dijo...

Qué horror.
Cuantas tragedias ocultas viven dentro de las casas...

Besos.

KENIT dijo...

Excelente.
Hace tiempo que no me rimaban las cosas.
Un saludo.

TriniReina dijo...

Si ya es terrible la violencia contra la mujer, la que se ejerce contra los niños no tiene nombre.

Es un poema muy duro y tan real y cotidiano (desgraciadamente) y desesperante.

Besos

Amando Carabias María dijo...

Quizá esté equivocado, pero en alguna parte he escuchado que en casos similares pueden denunciar otras personas, en caso de que la madre -por las razones que fueran, como miedo insuperable- no lo hiciera, por ejemplo los abuelos. Pero lo mismo estoy equivocado.
El poema (con independencia de lo anterior) sigue siendo necesario, por desgracia. Doloroso,pero real. Todo lo que se diga sobre este asunto siempre será poco.

Manuel dijo...

¡Como está el patio!... Vengo de casa de Carmen Fabre y alli hay otro retazo similar.

Coincido con Rosa: Perfecto poema en métrica y ritmo. Demoledor en contenido.

Felicicdades, compi.

Un beso.

enletrasarte(Omar) dijo...

Un poema que nos convierte en ecos esperanzados
saludos

Lucas Fulgi dijo...

Muy visual, un poema que no se guarda nada y que sin embargo sabemos que hay mucho detrás. Muchas historias de vida.

Saludos

Bosón de Higgs dijo...

Cuantas y cuantas familias destrozadas por el alcoholismo y todo lo que ello conlleva,y la mujer de la casa la que sufre todas las consecuencias,casi siempre por no tener a donde ir.Un abrazo Laura.

Lapislazuli dijo...

Cuanta tristeza por efectos etilicos. Un abrazo

Narci dijo...

Magnífico soneto, Laura, desgarrador, como puñalada en el alma por todo lo que tiene de real, de frecuente y de inevitable, al menos mientras no cambien las leyes e incluso las mentalidades de algunas mujeres, además por supuesto de las de los hombres, que consideran que las cosas han de ser así o de lo contrario son menos hombres.

Besos

Maruja dijo...

Desgarrador ese poema, pero tristemente un hecho que sucede silenciado en nuestra sociedad. Que tengas un buen día. Saludos.

Edurne dijo...

Esto es inmensamente triste!
Pero es una realidad total!
No se puede callar, hay que gritar, como sea...

Gracias por ese grito, compi!

Un beso enorme!
;)

Cita dijo...

Me pongo mala con estos temas. ya te contaré en privado alguna cosilla sobre esto.
Besos
Cita

Marcos Callau dijo...

Duelen estos versos... Laura, cada vez se agranda más tu paisaje poético.

Carmen Tomeo dijo...

¡Que fragilidad la de los niños!.
Tu historia me ha emocionado y siento de corazón que sea un historia tan actual como cruel.
Un saludo.

Osvaldo Rene Alberto dijo...

Cruda realidad expresada en hermosos versos.
Muy bonito tu blog. Te sigo.
Un abrazo

María Socorro Luis dijo...

Magnífico soneto, Laura. Tremenda realidad para tantos niños indefensos.

Cariños y mil besos

Anónimo dijo...

Que puedo decir? cuanta tristeza, tiene que dar una vida asi y, por desgracia se ven a menudo. Con poemas como este, se puede aprender a tratar de hacer algo por esas vidas. Un beso muy fuerteSole

Ian Welden dijo...

Tu poema, especialmente el final, me ha dado escalofríos.
Viertes toda tu capacidad poética en un sólo poema devastador e inteligente.
Te felicito Laura.
Aquí en Dinamarca se le está haciendo proceso a cuatro hombres: el abuelo, dos tíos y un hermano, por reiteradas violaciones y abuso sexual de la nietecita de 4 años de edad.
Hay que tener mucha fuerza para no comerse el pelo.


Un abrazo enorme,

Ian.

don vito andolina dijo...

Hola Laura, buscando tu sonrisa y tu hombro encuentro tu lamento..tu queja..la agonía de un minuto que no cesa de repetirse...así es la vida..injusta..trágica y muy desleal...
Gracias amiga, pasa buen día, besos en el olvido...