6/4/12

Cerdos



Nadie miraba.
La niña no sabía,
no podía saber.
Era sólo una niña.

Una mano muy sucia
deslizándose
entre sus piernas.

Otra mano asquerosa
manoseando
sus infantiles senos.

Después...
ya no recuerda.
No puede.
No quiere.

Muchas más niñas
tras esa niña
y antes de la niña...
que no saben.
Que no pueden saber.

Son sólo niñas
que ríen
en su ignorancia
mundos azules.
Y él sigue allí.
Niña tras niña.
Matando infancias.
Él sabía.
Él sabe,
aunque no quiera saber.

39 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Trabajé bastante tiempo en protección de menores y hay un dato preocupante.
Este tipo de abusos terribles se dan casi siempre en el ámbito familiar.
Y la mayoría de las veces no se denuncian.

Besos.

Laura Caro dijo...

Por desgracia he conocido varios casos en la escuela. Es muy difíil conseguir que las niñas o las madres denuncien,pero se logra a veces. No las suficientes, por desgracia.

Es triste esta realidad, muy triste. Pero existe.

Gracias, Toro.

El Drac dijo...

Indignante y terrible.

Cecy dijo...

Comparto lo que dice Toro, trabajo en Niñez hace muchos años, y es indignante como la misma familia culpa a los niños en vez de ayudarlos. Todo un tema TERRIBLE, Laura.
Me pone de punta.
Malditos que van arruinando su vida, porque es algo que nunca se olvida.

Un abrazo grande.

Rafael dijo...

Tremenda realidad ésta que está aquí, cerca, a pesar de haber llegado al siglo XXI y que una parte del ser humano no sabe despreciar como se merecen tales comportamientos y ayudar a esas víctimas inocentes que sufren sus consecuencias, quizás de manera irreparable.
Un abrazo en la tarde Laura,
Rafael

Toni Barnils dijo...

Un poema para leer con la voz muy alta y clara.
Mi último poema habla de ello, pero cuando la niña si sabe.
Estremecedor.

mis saludos

Maritza dijo...

Comparto tu indignación y gran dolor, amiga linda.

Estos actos, de una asquerosidad sin límite, están lamentablemente sin resolverse en una sociedad como en la que actualmente "vivimos"...

Aquí el asunto (según mi humilde opinión) es por supuesto ayudar y asistir a la víctima (que no debiera haber llegado nunca a calificarse como tal), pero sin olvidarse del agresor(a), que necesita un tratamiento efectivo, URGENTE, mucha ayuda, más que condena o cárcel que no resuelve el asunto. Por supuesto que todos los que aún tenemos algo de raciocinio y sentido común clamamos justicia, pero la sociedad está enferma. Eso es un hecho, y son ambas caras de la moneda las que necesitan ser asistidos de manera pronta y efectiva.

Se logrará algún día?...

Ahí queda mi pregunta.


ABRAZOS Y BESO MILES, LAURITA.

Gustavo Figueroa V. dijo...

Es un poema tenaz que pone de relieve el terrible crimen de la pedofilia; la poeta nos da un toque de conciencia para que estemos alertas ante estos depravados que andan por allí, en cualquier calle, en cualquier ciudad o sirviéndose de Internet para atrapar a sus futuras victimas.
Estupendo Poema!

Otto dijo...

acabo de ver la peli de armendariz...no tengas miedo,
y me parece terrible todo este asunto. Verdaderamente escalofriante.

Lola dijo...

Inocencia y niñez, van de la mano con la confianza, de ello se aprovechan seres inmundos que deberían tener las manos cortadas a la altura de los ojos para que no volvieran a mirar de esa forma a nadie más..... Besitos Laura, sentí escalosfríos al leerte

Alicia María Abatilli dijo...

Maldito ruin, maldito sea entre todos.
Poesías como las tuyas son banderas para comenzar a evitarlo.
Un abrazo, Laura

Juan Ojeda dijo...

Tristísima realidad donde los más vulnerables son aquellos que ni siquiera pueden atisbar en sus mentes la perversión en la cual están envueltos. Y la sufren todos los días, soportando sus consecuencias de por vida.

Hondos versos, esenciales.
Un fuerte abrazo.

Pd: Toda la vida se regresa a los sitios donde se ha perdido la inocencia; cuanto más penumbra haya en esos lugares más difícil es afrontar el presente.

Solina dijo...

Ufff !!!! terrible todo esto, ¿sabes? si yo tuviera la justicia en mis manos, en la plaza publica de la ciudad donde vive el monstruo
les cortaría "tu sabes", pues de que tratamiento ni terapia ni nada,
el cancer hay que arrancarlo de cuajo... disculpa pero me dan escalofríos de impotencia.

Gracias por traer a luz este penoso pero actual tema.

Un abrazo de esperanzas para ti.

Juan Risueño dijo...

Hay hombres que no sólo son unos cerdos por sucios, sino por sucios.
Un caso cercano, y reciente, sí ha sido denunciado. Esperemos que todo el peso de la justicia caiga sobre ese cerdo.

Un abrazo Laura

María García Zambrano dijo...

Es terrible y ocurre más de lo que imaginamos... Nos traes esta realidad para no olvidar que hay que estar muy atentos, sobre todo quienes trabajamos con menores...
Un poema muy duro, pero necesario.
Un abrazo
María

La Solateras dijo...

Tremendo poema y más tremenda realidad.

Gracias por recordarnos este horror.

Un abrazo

Noris Marcia dijo...

Desgarrador poema, del abuso a menores !que tiemble el cielo ante tan terrible acto! Bendiciones a todos los hijos e hijas de este horrendo abuso.
Triste poema, pero es muy importante sacarlo de entre la niebla. Un abrazo,

Marisa dijo...

Indignante, pero sucede.
¿No hay pocilga
para encerrar a esos cerdos?
Seguirán matando
las inocencias.

Un abrazo muy grande

Betty Mtz Compeán dijo...

Repugnantes estos comportamientos mi querida Laura, es algo que lastima tremendamente a la humanidad.
Un abrazo.

Mercedes Ridocci dijo...

Son terribles las secuelas que dejan estas experiencias.
Lo has dicho claro, directo y doliente.

Un beso.
Mercedes.

Manuel dijo...

Querida Laura: Puede que mi mirada sea más terrible que la de otras personas que han venido a tu rincón.

Hace unos días, viendo una película sobre la época Nazi, pensaba que nada había cambiado en estos 60-70 años. Ese pensamiento me venía por las noticias recientes sobre las masacres y torturas en Siria.

Así que me quedo con mi convencimiento de que ninguna otra cosa se puede esperar de la esencia íntima del ser humano.

Por suerte tenemos seres bellos como tú.

Un beso.

rubén lapuente dijo...

La niñez es sagrada. Cómo algo tan dulce y tierno puede ser mancillado. Rabia siento cada vez que ocurre algo así.Si toda la historia de la humanidad es una montaña de sangre qué podemos esperar?
Un beso

Manuel María Torres Rojas dijo...

La pedofilia es el único crimen ante el que se tambalean mis convicciones racionalistas y democráticas: a vecces pienso en la pena de muerte para esos miserables...

Nines Díaz dijo...

Estos hechos, lamentablemente cotidianos, necesitan denunciarse. Gracias, Laura, por recordárnoslo.

Un gran abrazo.

Esilleviana dijo...

Después de leer tu poema y el comentario de Toro Salvaje, aún desconcierta más lo vulnerables que somos y sobre todo, los niños y niñas. Resulta tan sencillo convencerles y animarles de algo positivo y a la vez tan dañino y perjudicial para su desarrollo como es el abuso emocional, sexual y totalmente deshonesto.

Me conmueve tu compromiso, siempre.

un fuerte abrazo

TriniReina dijo...

Nunca mejor elegido un título.

Cerdo al cuadrado.
Romper infancias es el peor de los delitos.

Sí, él sabe y además, si me apuras, quiere saber.

Tan duro y tan real

Besos

Juan Carlos Ortega dijo...

Como siempre tu poesía es clara, intensa, comprometida...
Me gusta pasar por aquí y leer lo que escribes.
Gracias por seguir en contacto y dejarme tus comentarios.

Un abrazo y una sonrisa.

Pluma Roja dijo...

Desgarrador poema además de verídico.

Trabajé en un Dispensario Municipal en áreas marginales, y, nos llegaban casos de abuso por parte de los mismos padres. ¡Espantoso!

P.D. Ya volví, los felicito por el próximo recital.

Besos Laura, gracias por pasar por mi blog. Espero que tus vacaciones se alarguen.

Hasta pronto.

Ian Welden dijo...

Me parece muy bien que expongas la realidad de manera tan cruda.
La pedofilia es una lacra peor que las cucarachas y se encuentran en todos lados, hasta en nuestras propias casas.
No siendo partidario de la pena de muerte, éste crimen me hace dudar porque mi instincto me dice que hay que eliminarlos/as para siempre.
Excelente poema y eficaz denuncia.
Te recomiendo leer mi cuento COSAS DE NIÑO, lo encuentras en Google.
Un abrazo gigante,

Ian.

Y ah! visítame.

anuar bolaños dijo...

a muchos niños les pasa lo mismo, a mucha mujeres adultas también...

Anónimo dijo...

Que triste que sucedan esas cosas,
infancias rotas, vidas divididas, y creo que quienes lo hacen merecen morir, porque ellos matan en vida a almas inocentes que quedan perdidas en el mundo, en busca de paz.

elvira daudet dijo...

Mi querida Laura:

Poema valiente, estremecedor, que a la vez que denuncia uno de los hechos más repugnantes y frecuentes de nuestra podrida realidad, pone de relieve, una vez más, tu compromiso y solidaridad con los más débiles.
Te quiero
Elvira

Carmen dijo...

Un poema muy valiente por tu parte, aunque a mi llene de dolor
No puedo ponerme en el lugar de esas mujeres( niñas o adultas iguales para mi, todas niñas ) que han sido utilizadas por cobardes para satisfacerse.
Un saludo

K. Diminutayazul dijo...

Mundos azules que se destruyen demasiado rápido... que no deberían acabar nunca, y que mucho menos nadie tiene derecho a tocar.

Marinel dijo...

Me parece terrorífico el hecho de que aún seamos capaces de asimilar estas cosas sin cambiarlas de algún modo.
Es cierto que ellos,esos monstruos quedan en libertad o no,que sí,la mayoría de las veces,pero además tan impasibles y continuando matando infancias.
Sinceramente,entiendo y estoy de parte de la perpetua para casos como estos y otros muchos.
Lo malo es que no se saben todos...
Besos.

MAJECARMU dijo...

Laura,tremendo ese poema que denuncia una realidad dura desoladora,amiga.
Te dejo mi gratitud por tus palabras y mi abrazo inmenso por tu solidaridad y buen hacer.
FELIZ SEMANA Y HASTA PRONTO,LAURA.
M.Jesús

Scarlet2807 dijo...

Que fuerte tu poema denuncia, te felicito por abordar este tema tan terrible.
La verdad es que los abusadores de niños , son vomitivos y lamentablemente todos reincidente, además las penas son muy poco severas, en fin...
Besitos en el alma
Scarlet2807

Antonio Marset Boza dijo...

Duro, triste, cierto. Claro.

salvadorpliego dijo...

Indigna ese tipo de situaciones... y mucho.

Un placer leerte. Saludos.