28/7/12

Días de capa caída

Nuestras soledades
se rozan sin querer
cada tarde
al volver del trabajo.

Hay veces que se visten
de fiesta y fingen alegría
con fugaces guirnaldas
en los dientes;

las más, llevan el luto
prendido en la garganta,
como el adusto puente
que va desde el amor
hasta el olvido.

Tampoco importa mucho,
al fin y al cabo...
la vida es soledad,
pero encubierta.

28 comentarios:

Laura Caro dijo...

Aclaración - no sé si necesaria- para los que me quieren:

Hoy no es un día de capa caída, ni ésta es un época de capa caída, pero me dio por compartir este poema que escribí una tarde en que sí lo era; que nadie se preocupe, que la vida me sigue sonriendo como siempre, a ráfagas valiosas. Un beso grande y mil gracias.

andré de ártabro dijo...

Que se deba a otros tiempos que quedaron atrás, es una buena noticia, porque aunque son hermosos estos tus versos están llenos de melancolía.
Un abrazo.

Juanjo dijo...

La aclaración se tiene en cuenta Laura, aunque veo que procedes de un modo similar al mío. Un día escribo algo que es dulzura y amor y al siguiente pongo una "bomba deprimente". Todo esto solo es un proceso en el que se cuenta una historia. Las vidas "normales" de todos nosotros, no resultan interesantes.

Ahora el poema. La soledad es la vida, encubierta. Dicen que nacemos solos y morimos solos, aunque estemos rodeados de gente, por norma general. Y el camino que transcurre entre nacer y morir, creo que no se termina de abandonar esa soledad, sino, que, como bien dices, se encubre por ratos de ruido, por voces que llenan los vacíos o te hacen desearlos más...

Entiendo en tu poema un atardecer donde después de un día de trabajo, dos personas se encuentran y no produce nada. Se extraña el tiempo en el que no podías quedarte quieto esperando a verla, en el que el reloj cojeaba sus agujas en su ausencia y batía todos los records cuando estabas junto a esa persona. Y luego, todo se vuelve una rutina que uno no sabe cómo romper, porque ha perdido la capacidad de hacerlo.

Es un acto que aprecio mucho en los seres humanos. El dar por sentado las cosas, una vez que se han conseguido. El amor es una rosa, eso lo dice todo el mundo, pues bien, una rosa necesita cuidados, riego, abono... Y con el amor pasa igual. Si se pusiera la misma pasión en cuidarlo que en intentar conseguirlo, la chispa duraría mucho más. ¿Duraría siempre? No, no siempre. Pero hasta el momento de cerrar los ojos... quizá.

Un saludo y mi enhorabuena por tal derroche de sensibilidad y melancolía que te dejan las fibras del alma vibrando. Feliz fin de semana.

Rafael dijo...

Quizás no precisabas la aclaración, Laura, pero se agradece.
El tema de la soledad es interesante y quizás hay momentos en que la misma es necesaria para equilibrar el alma, aunque siempre añores personas, momentos en ese "luto, que sin querer, se lleva prendido en la garganta"
Un abrazo en la tarde.

Otto dijo...

adusto,estrecho y sombrío puente el que en tus versos meces.

Juan Risueño dijo...

Encubierta es una palabra muy adecuada, ya que venimos solos y solos hemos de irnos. Somos solitarios de raíz, pero la mente hace primores. Un abrazo Laura

Betty Mtz Compeán dijo...

La soledad es nuestra eterna compañera desde que nacemos, hasta la muerte, solo que hay momentos en que sentimos mas fielmente su presencia, me alegra que tus versos se hayan escrito mas atras, y que hoy estes gozando de dias felices.
Abrazos.

CARMEN dijo...

La sensación de soledad presencial y sonora es frecuente.

Pero también es necesaria para ordenar y clasificar lo que sentimos.

Gracias por recordármelo.

Es un poema que atina en la diana de las sensaciones .

Un abrazo.

Arcoiris dijo...

Hay momentos en que todos nos hemos sentido así.La soldedad es parte de la vida y que bueno que en este caso, es tiempo pasado.

Me quedaré por aquí leyendo más.
Bss de colores.

Lucas Fulgi dijo...

Acabo de leer un libro en que se habla mucho de como solo en la oscuridad se ve la luz. Quizá esto sea algo similar, y la soledad sea un poco necesaria a veces, para después encontrar la armonía con el resto del mundo.

Gizela dijo...

Cierto, hay día de capa caída
Y de terror, son esos días de soledad en compañía, donde sólo se comparte eso, la soledad de cada quien y una rutina común flota en el aire...

Buen poema POETIZA!!!!

Besosssss y lindo finde!

Maritza dijo...

Dura cosa es sentir soledad en una rutina que nos envolvió sin darnos cuenta. Y yo me pongo a pensar que trabajamos muy poco nuestro interior, porque creo que no sabemos estar solos con nosotros mismos, y delegamos la responsabilidad de sacarnos de esa situación a otros...cuando el otro ni siquiera saber manejar la propia soledad personal.

Es un enorme tema, que podría llevarnos mucho tiempo analizarlo en un foro de opiniones, sensaciones, emociones, y experiencias.

Una vez escuché decir en una conferencia: "tú no eres la media naranja de nadie, eres una naranja completa"...y aunque pareciera que no tiene relación con el tema, sí lo tiene...
Para meditarlo.

Mi querida Laura, tus poemas jamás nos dejan indiferentes.
Te dejo mi abrazo grande grande.
Te quiero mucho.

Lichazul dijo...

así es ...soledad encubierta

besitos y luz

Lapislazuli dijo...

Que sean dias antiguos es la mejor noticia
Tu poema carga tristeza
Un abrazo

Luna dijo...

Y si, creo que estamos hechos de pequeñas o grandes soledades, todo depende, como dice una canción.

Saludos, Laura. Bonito domingo.

Marinel dijo...

Es absolutamente triste...pero real.
La mayoría de las veces convivimos con el duelo.
Aunque añado que por esas mínimas veces de fiesta emergida del misterio,vale la pena vivir.
Besos.

Ian Welden dijo...

gacias por tu aclaración querida amiga. Todos tenemos el derecho de tener días de capa caída.
Hubo un escritor inglés de cuyo nombre me he olvidado que dijo "nunca tan solo que cuando estoy rodeado de seres humanos".
Un abrazo inmenso desde una Copenhague que te sonríe desde la estatua de la Sirenita,

Ian.

José Antonio del Pozo dijo...

pues es un gran poema, Laura, lleno de palpitación interna, de grito ahogado, de madura asunción, de pesimismo lúcida, de poesía sentida
saludos blogueros

María Socorro Luis dijo...

Querida Laura

Casi nunca identifico el tema de un poema o los sentimientos que expresa, con el poeta que lo escribe.
Se puede escribir un poema al desamor, cuando estás viviendo un amor intenso, o viceversa... El poeta muchas veces miente.

Me alegra mucho que la Vida te sonría y que tú le sonrías a Ella.

Un abrazo grande, linda

La sonrisa de Hiperión dijo...

Es que si nos paramos a pensar, no todas las cosas importan tanto.

Saludos y buen domingo.

Saudades8 dijo...

Laura, tu poema es reflejo de muchas personas cuando no encuentras, o encuentran en casa lo que se espera, pero bueno, ya veo que ahora pasas por momentos de luz, será reflejo de tus ojos, donde anida.

Un beso,

antonioe dijo...

precioso poema. desde luego en la vida hay buenos y no tan buenos momentos, y todos inspiran sentimientos. un saludo. si te parece por aquí me quedo.

José Manuel dijo...

Siempre solemos identificar el poema con el estado de animo del poeta, y por supuesto en la mayoría de las veces no es asi. Por poner un ejemplo a mí me gusta mucho escribir sobre el desamor, la ausencia, los recuerdos,... y en cambio mi vida sentimental va muy bien. Podemos llegar a tener días nublados, pero siempre, siempre, hay un arco iris detras de las nubes.
Precioso poema, besos.

TORO SALVAJE dijo...

Eso es.
Soledades encubiertas interpretando una farsa.

Besos.

Carmen dijo...

Todos sabemos algo de esos días de capa caída.
Es un poeta muy directo y abordas el tema con esa naturalidad que te caracteriza.
¡Felicidades!
Un saludo

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

la soledad, cuando inoportuna, duele
otras veces, tan necesaria
saludos

Walter Dardo Bohmer dijo...

Los días caídos suelen ser en los que la capa nos cubre de soledad.

Bosón de Higgs dijo...

Tampoco está mal que de vez en cuando hayan este tipo de días, así se llegan a valorar más los otros, pero fingir alegría donde no la hay si que es triste y hace sentir mal. 'Soledad encubierta', no está nada mal, puede que sea una verdad como un puño al fin y al cabo, Toro Salvaje lo tiene bien claro jeje. Besos Laura.