9/7/12

No pertenencia

Nunca supe amoldarme
a las reglas de otros
y, cada cierto tiempo,
se enreda entre mis vértebras la idea
de la no pertenencia.

Brazos gelatinosos
que te acogen y te dejan caer
como una mala madre
que finge su altruismo
sabiéndose culpable.

No pertenezco a nada,
nada me pertenece;
soy de ninguna parte.
Caí -curioso azar- en este mundo
y no es el mío.

La sangre herida viaja al laberinto
y pierdo el equilibrio algún instante..

Pulmón que no respiras...
¿ de qué sirves?
Labios que ya no besan
¿ de qué valen?

El corazón me late la rutina
y vuelvo dentro,
donde el silencio riega las paredes,
donde el negro me abriga generoso,
donde la lluvia gime su impotencia.

28 comentarios:

Rafael dijo...

Quizás es el resumen de aquel ó aquellos que no pertenecen a nada y a nadie...
Un abrazo en la noche.

Maritza dijo...

"El corazón me late la rutina
y vuelvo dentro,
donde el silencio riega las paredes,
donde el negro me abriga generoso,
donde la lluvia gime su impotencia".

Tremendamente sentido tu poema, nadando hasta el agotamiento en su importancia vital.

MIL BESOS Y MIL ABRAZOS, LAURITA QUERIDA.

Marinel dijo...

Son versos abatidos,desalentados y plagados de interrogantes cuya respuesta,parece incuestionablemente triste.
Y sin embargo...son preciosos en su desaliento.
Besos.

TriniReina dijo...

Ay, Laura, hija, que lo has clavado.

Sí, hay momentos así, acaso demasiados momentos así.

A veces piensas que erramos o nos estafaron y que algo se movió en el momento menos adecuado y nos arrastró aquí, a este presente, tantos días, vano...

Besosssss

Marisa dijo...

Nos pertenecemos a nosotros mismos
y caminamos,a veces con pasos seguros y otras a trompicones
pero seguimos a delante por el sendero de la vida.

Un gran poema Laurita.

Mil besos

Marcos Callau dijo...

Un paisaje de desesperanza, Laura, con un final estupendo. Enhorabuena, amiga poeta. Besos.

Angeles dijo...

Sensaciones de no pertenecer a ningún lugar... profundos versos donde late un corazón triste mas siempre hay un camino hacia adelante...

¿Quién no se ha sentido así...alguna vez?
Mi abrazo en la distancia.

José Manuel dijo...

Versos tristes, momentos de desolación. Dificil salir hacia delante... seguro que encontrás la salida.
Feliz semana

Besos

Lapislazuli dijo...

Cuantas veces nos equivocamos creyendo tener algo, nada nos pertenece es solo prestado
Son palabras tristes y ciertas
Un abrazo

TrasTera dijo...

Sucesión de días, como cadenas, como candados... Un abrazo Laura, es tristemente real.

Gizela dijo...

"y vuelvo dentro,
donde el silencio riega las paredes,
donde el negro me abriga generoso,
donde la lluvia gime su impotencia"..y ahí, un poema se hace mi dueño y me preña, y paro versos

Niña!!! Que bueno es saber de ti!!
Besosssss araureños!!!!

Ian Welden dijo...

Conozco muy bien ese sentimiento de no apego, de no pertenecer a nadie ni a nada. La inopia es voraz como una pantera negra y en celo.
impresionante poema, querida Laura. Lo describes muy bien.

Abrazos desde Copenhague en primavera,

Ian.

Gustavo Figueroa V. dijo...

Tremendo poema que el que nos ofreces y a manera de comentario te dejo este poema del poeta colombiano Porfirio Barba Jacob que dice así:

LA CANCIÓN DE LA VIDA PROFUNDA

"El hombre es cosa vana, variable y ondeante.....".
Montaigne

Hay días en que somos tan móviles, tan móviles,
como las leves briznas al viento y al azar...
Tal vez bajo otro cielo la gloria nos sonría...
La vida es clara, undívaga y abierta como un mar.

Y hay días en que somos tan fértiles, tan fértiles,
como en Abril el campo, que tiembla de pasión:
bajo el influjo próvido de espirituales lluvias,
el alma está brotando florestas de ilusión.

Y hay días en que somos tan sórdidos, tan sórdidos,
como la entraña oscura de oscuro pedernal:
la noche nos sorprende, con sus profusas lámparas,
en rútilas monedas tasando el Bien y el Mal.

Y hay días en que somos tan plácidos, tan plácidos...
-¡niñez en el crepúsculo! ¡laguna de zafir!-
que un verso, un trino, un monte, un pájaro
que cruza,
¡y hasta las propias penas!, nos hacen sonreír...

Y hay días en que somos tan lúbricos, tan lúbricos,
que nos depara en vano su carne la mujer:
tras de ceñir un talle y acariciar un seno,
la redondez de un fruto nos vuelve a estremecer.

Y hay días que somos tan lúgubres, tan lúgubres,
como en las noches lúgubres el llanto del pinar.
El alma gime entonces bajo el dolor del mundo,
y acaso ni Dios mismo nos puede consolar.

Mas hay también ¡oh Tierra! un día... un día... un día...
en que levamos anclas para jamás volver;
un día en que discurren vientos ineluctables...
¡Un día en que ya nadie nos puede retener!

Saludos.

Luna dijo...

Las dificultades de la vida misma...

Saludos muchos, Laura.

Oréadas dijo...

Sentirse deshabitada del mundo incluso de la piel que nos envuelve, y resistirse con una lluvia de versos...
Que bien lo describes.
Un besito Laura.

Poetiza dijo...

Hola Laura, triste y bello poema. Cuidate.

Juan Risueño dijo...

Paraíso interior, Laura. Es bonito, que no lo invadan nunca.

PD.-. He cambiado el correo. Ahora es juanitorisu@gmail.com

Gracias, un abrazo. Por cierto vi el vídeo del facebook y estuvisteis muy bien, muy divertidos

Lembranza dijo...

Que bueno Laura! Que difícil es llegar a darte cuenta que nadie pertenece a nadie. Y cuando llegas, ves que la puerta de la libertad, esta frente a ti, y solo has de dar un pasito más.
La soledad te lleva a hablar contigo misma y hacerte muchas preguntas.
Muchos besos guapa

Asolada dijo...

Qué precioso. Lo leería mil quinientas veces sin pestañear.

Muuuuchos besos.

TORO SALVAJE dijo...

Me leo en cada verso.
Por desgracia.

Besos.

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

melancólicas y bonitas letras
saludos

Manuel María Torres Rojas dijo...

¿Qué nos importa todo si podemos quemar nuestras penas en lo negro hondo?

Lichazul dijo...

nada ni nadie nos pertenece , ni siquiera nos llevaremos el hueso más pequeño cuando el fin llegue
somos efímeras metáforas en el pulso terrestre, un guiño de tiempo, un soplo imaginativo

precioso y reflexivo poema querida Laura, felicitaciones!!!

Muchas gracias por tu huella en lo de Fernando, abrazo grande grande , ten un fin de semana genial
:D

acróbata dijo...

Me he visto reflejado en tus versos y eso que seguramente no nos pareceremos en nada. ¿Entonces?, está claro, tu poesía llega, pellizca y mueve sentimientos allá donde el corazón no sólo bombea sangre.

Habrá que seguirte.

Saludos.

Esilleviana dijo...

Pero al final inconscientemente nos asociamos a algún grupo. Mira todos los funcionarios, están organizando su propia revolución, aunque no son todos los que se movilizan. Tal vez me desorienté y estos versos reflejan tu inconformismo y desacuerdo con la forma de comportarse y pensar de los poetas, aunque L. García Montero, llevará una vida bastante normal.

Te encontré en el blog de Trini y me alegré de verte.

que tengas un feliz verano.

un abrazo

Mistral dijo...

Estuve
Leí
Sentí
Medité
Partí

Gracias Laura

Betty Mtz Compeán dijo...

Ese sentimiento melancolico de desamparo, de no setirse parte de nada ni de nadie, creo que a muchos nos ha pasado, pero tu lo describes muy bien en tu poema.
Un abrazo grande y feliz domingo.

Gilberto Cervantes dijo...

En algunos momentos de tus versos me vi en ellos, sentado sobre ellos, andando entre ellos, respirando entre ellos.

Besos y se feliz!