14/10/12

Ríos desbocados

Cuando querer es un verbo
que se conjuga sin brillo,
que no llena de ilusiones
cada instante aún no vivido,

cuando querer es ausencia
y susurros escondidos,
cuando no hay cielo ni suelo
donde mirar al unísono...

cuando es grito la palabra
y el silencio es un martirio
donde jugar a perderse,
donde aislarse en el delirio...

 el amor ya no es amor:
es... pura cabezonada.

18 comentarios:

Saudades8 dijo...

Claro que no Laura eso ya no es amor, puede ser costumbre, puede ser monotonía pero esa palabra, amor, es tan dificil de mantenerla día a día como dificil es seguir camino sin una luz, sin una ilusión que nos guíe.

Un beso,

Marcos Callau dijo...

Lamentable instante el que repasa hoy tu poema, de una manera muy acertada. Hayq ue tener presente la caducidad de todas las cosas. Besos.

Rafael dijo...

¡Cuánta razón tienen tus versos finales Laura...!
Al final, y a pesar de los primeros versos melódicos y armoniosos surge la realidad, el despertar, la bofetada de la vida que dirían algunos, pero así eso.
Un abrazo y que tengas un feliz domingo.

José María Souza Costa dijo...

Mucho belo

Invitación

Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven para acá.

http://www.josemariacosta.com

Carmen dijo...

la cabezona de seguir anclada a un mar sin fondo, a un puerto sin barco.
Hoy en día ya no es un drama el desamor.
Un saludo

Lucas Fulgi dijo...

Baldazo de agua fría para los que querrían querer y ya no (o todavía no) quieren. ¿Por costumbre, como dice Saudades? No sé...

Sneyder dijo...

Eso…no es vida. Tus versos lo expresan maravillosamente.
Cuando no hay cielo ni suelo
donde mirar al unísono...Cuando el amor se rompe, es muy difícil unir sus pedacitos.

Un cálido abrazo

Rosa dijo...

Creo que el amor no termina Laura, porque va dentro de nosotros, simplemente cambia su dirección cuando los vientos no son propicios. Lo importante es seguir amando y colocarlo en el sitio preciso en cada momento... Hay tantas personas que merecen ser amadas.

Tus versos en sí mismos siempre están llenos de amor para todos los que te leemos.

Un abrazo y gracias por ello




ni

Abuela Ciber dijo...

Acercandome a ti a traves de estas lineas, deseandote una muy buena semana y compartiendo algo leido:

"Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia"

Cariños

Luna dijo...

"...cabezonada." Qué buen término! Justa la palabra, Laura.

Que tengas un buen día.

TriniReina dijo...

Sí, pero una cabezonada que te destina a la amargura...

¡Chapó!

Besos

José Manuel dijo...

Con esa cabezonada no hacemos más que dejarnos llevar por la corriente, y alargar una agonía que no lleva a ninguna parte.
Me encanta la claridad de tus versos.

Besos

Anónimo dijo...

Me encantan tus poemas, al pan le dices pan, y al vino, vino, eress una hermosura. un abrazo

Oréadas dijo...

La realidad se maneja indolente ante el amor, y aunque duela hay que afrontarla.
Hermosos versos.
Un besito Laura

Angeles dijo...

Cuando nos empeñamos en querer, sin sentido... deja de ser AMOR. Tan cierto, como la vida misma.

Un placer leerte amiga Laura

Expedito Gonçalves Dias dijo...

Laura, gostei muito do blog e dos textos editados. Parabéns.
Abraços!!

Esilleviana dijo...

Es una mezcla de orgullo, cabezonería y soberbia por sentirse más que la otra persona. Estoy de acuerdo contigo, no es amor.

Un abrazo

Ian Welden dijo...

Excelente punto de vista, querida Laura. Bordeas la tragedia del sinamor.
Abrazos chileno/danéses,

Ian.