27/11/12

Distancias

Gritas.
GRITAS.

            Y mis manos
            no atenúan
            tu violencia
            en mis oídos.

Gritas.
GRITAS.
GRITAS.

            Y mi cuerpo
            hecho un ovillo
            no me exime
            de los miedos.

Gritas.
GRITAS.
GRITAS.
GRITAS

        Y me nombras la culpable
                de tu ira a bocajarro.

Quiero irme

                     lejos

                                lejos

                                         lejos

                                                   lejos

                                                            lejos


                                                                     lejos...
                                                                          



                                                                                        

21 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No soporto los gritos.
Ni los de los niños.
Ningún grito.

Y el grito como maltrato debería ser castigado cortándoles la lengua.

Besos.

Nines Díaz dijo...


Impresiona la fuerza de este poema, Laura. Su forma y contenido lo dice todo. No necesita nada más, es un puro grito.

Felicidades.

Un beso.

Walter Dardo Bohmer dijo...

Me es dificil escribir con los dedos en los oídos :)
El grito, que se vaya lejos
lejos
lejos
lejos.-
Besos cercanos.-

Saudades8 dijo...

Te susurro que posiblemente sea otro el que se tenga que marchar a gritar a otra parte.

Te mando un abrazo cargado de afecto.

Mcarmen Fabre dijo...

Intenso y real..

Besos¡¡

Gilberto Cervantes dijo...

Muy buenos versos, e intensos! El maltrato tiene que ser borrado, exterminado.

Besos Laura y se feliz!

María Socorro Luis dijo...


Necesario, creíble, real.

Y vigente.

Besos y sonrisas

Rosa dijo...

En mi lento regreso al blog también me reencuentro contigo, querida compi. Es un placer volver a disfrutarte.

Ya sabes que yo me ausento porque estoy mayor y me canso. Pero tu no: a tí te necesitamos.

Un beso.

Manuel dijo...

El comentario anterior es mio, querida Laura. solo que "vestido" de Rosa. Buenmo, no importa. Ella te quiere casi tanto como yo.

Rafael dijo...

Es mejor el lenguaje de la mirada a soportar esos gritos que dejan tus versos.
Un abrazo en la noche.

Maritza dijo...

Doloroso poema. Mucho...
Nadie tiene derecho a tratar a gritos a otro ser,como nadie debe soportar tal humillación.

Más que intenso, mi querida amiga.
Mi abrazo y mi beso contigo.

Lapislazuli dijo...

Intenso homenaje contra el maltrato
Un abrazo

José Manuel dijo...

Nadie tiene el poder de maltratar a otro ser humano. El grito es tan abominable como los golpes, no se diferencian en nada.

Besos

TriniReina dijo...

Pues sí, en ocasiones así, sólo cabe irse lejos. Muy lejos de esos gritos que nadie merece.

Abrazos

La Solateras dijo...

Intenso y doloroso poema, real como la vida misma. Muy bien expresada esa angustia y esa ansia de huir. Esa tremenda soledad.

Un abrazo

Marinel dijo...

Cuánta maldad sin sentido,cuantos gritos desesperados en un aparente desierto...
Gran poema.
Besos.

Anónimo dijo...

Que verdad tan grande y que tristeza, me ha conmovido. Para ti un abrazo de Sole

Luna dijo...

Hay gritos con un filo que atraviesa el alma...

Saludos, Laura. Un placer siempre.

Marcos Callau dijo...

Contra los gritos, lo mejor es dejarlos lejos, marcharse... Lo que hace este poema. Besos Laura.

Elsa Tenca-Mariani dijo...

Los gitos que contienen violencia,
ésa que se expande y maltrata.
Verdad en la brevedad
Cariños:
Elsa

Esilleviana dijo...

Deseo que estos versos lleguen a todos los rincones lejanos en los que alguna persona está sufriendo la ira y el desprecio de otra persona.

Es un placer gritas tus palabras en mi cabeza.

Un abrazo y enhorabuena por tu libro compartido y conjunto.