1/11/12

Incertidumbres otoñales

Los finales se muestran inexorables
y yo sigo vagando en mi laberinto,
indecisa, sumisa, lisa, precisa.

Me ato las manos a un árbol centenario
¿Será que quiero entender el desatino?
¿Será que  amo mis manos, así atadas
sujetas por la gruesa cuerda? ¿Será?

Una aguja se ha clavado hace tiempo
traidora en mis pies, pero nunca cojeo;
me acomodo en la ceguera que se ofrece
consabida, resignada y rutinaria.

Mejor mañana, mejor. Mejor mañana.

No consigo apenas recordar mi nombre.

Tal vez si me auto-encargo una lápida,
ya nunca se me olvide.

25 comentarios:

Rafael dijo...

Tu poema refleja lo que suele ser, en ese claroscuro de las almas en estas "incertidumbres otoñales", donde nos hacemos tantas preguntas sin respuesta.
Un abrazo y feliz tarde Laura.

Fina Tizón dijo...

Es así, querida laura, tantas veces vivimos presos en nuestra propia telaraña interior; a veces, intentamos liberarnos sin conseguirlo y entonces nos resignamos y dibujamos blanco donde pinta negro o negro donde pinta blanco. Somos complejos, simplemente.

Un abrazo

FINA

Saudades8 dijo...

Mejor una pila bautismal Laura para volver a empezar, primero para recordar tu valía que es mucha, segunda para aprender a compartir lo que ya sabes y tercero para dar todo lo que tienes, como haces cuando escribes.

Abrazo va.

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

tan controvertido como genial
saludos

Marcos Callau dijo...

El poema de la incertidumbre. Me ha gustado, Laura.

Marisa dijo...

Dudas e incertidumbres
a las que todos nos enfrentamos
en algún momento a lo largo del camino.
Siempre adelante, Laurita.
Un abrazo muy fuerte

acróbata dijo...

Sobrevivir a la tempestad es de valientes, los grandes cambios para la calma chicha.

Tus letras siempre cargadas de pensamiento profundo Laura.

Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Laura:
Siempre es cuestión de decidirse. Cuesta hasta el momento en el que la almohada te lo indica.
UN besito muy especial.

Cecy dijo...

Ay! Laura.
Cuanto dolor hay en estas palabras.
Como si algún designio atravesara algo inexorable.
Me ha gustado, pero duele.

Te dejo un gran abrazo.

Luna dijo...

Qué difíciles son las certezas...

Saludos, Laura. Que tengas buen día.

Poetiza dijo...

Hola Laura, lleno de sentimiento que duele este poema tan bello que compartes. Cuidate.

José Manuel dijo...

La incertidumbre otoñal suele traer estos momentos reflexivos que deseamos compartir con los demás.
Feliz fin de semana

Besos

TORO SALVAJE dijo...

Una lápida con nuestro nombre en la entrada de casa...
Si.
Sería inolvidable.

Besos.

Anónimo dijo...

Acertadisimo para estos dias, precioso como siempre.Un abrazo

Ian Welden dijo...

Tu formidable araña interior irá desapareciendo a medidas de que vayas vertiéndo tus venenos en su hocico.
La incertidumbre otoñal se trasnsformará en fuerza espiritual, querida Laura.
un poemazo de esos que hacen pensar con dolorcito en el alma.
Abrazos chileno/daneses,

Ian.

Amig@mi@ dijo...

¿Y quién no se sintió así alguna vez?
Yo misma ahora noto como las agujas se clavan en mis maltrechos pies, pero... Adelante!
Un abrazo

Gilberto Cervantes dijo...

Es la dualidad perfecta que respira entre tus hermosos versos.

Precioso!

Te dejo un beso Laura y se feliz!

TriniReina dijo...

Prefiero olvidar mi nombre a verlo clavado a una lápida.

Tampoco es que me guste mucho el nombre, de ahí que prefiero el olvido:)

Fuera de broma. El poema me parece genial.

Besos

Edurne dijo...

Quién soy, de dónde vengo y a dónde voy...
Incertidumbres.
la vida es así, un hoy soy lo que soy, mañana no sé ni quién (lo que) soy!

Bello pero triste.

Un besote de incertudumbre otoñal, querida compa!
:)

MAJECARMU dijo...

Laura,el otoño suele enfrentarnos a nosotros mismos...y a veces nos vemos quietos,rutinarios y perdidos...Pero,quizá sólo son esos momentos en que la mente nos exige,nos juzga y nos prueba...El corazón,después, cambiará nuestra visión.
Mi felicitación por la autenticidad,que se vislumbra en tus versos.
Mi abrazo inmenso y feliz domingo,Laura.
M.Jesús

Luján Fraix dijo...

Que incertidumbres otoñales que llegan hondo pues traen toda la melancolía y la desazón.

Precioso, me encantan los versos tristes, son de mi estilo.

Un besito

Anónimo dijo...

Excellent post. You must continue to offer excellent resources and content like you have been offering. I will most likely stop by again in the future.

Manuel dijo...

Tu poema me recordó otro de Kavafis... aquel del viejo que está sentado en la taberna del puerto, ¿lo recuerdas?.

Nadie lo acompaña, es demasiado viejo. Pero él recuerda cuando su cuerpo era hermoso...

Dos hermosos poemas: el tuyo y el de kavafis.

Un beso.

Angeles dijo...

Otoño una estación donde nuestras dudas e incertidumbres se acentúan, ¿será la lluvia que empapa nuestra alma...el color ocre dorado que todo lo envuelve...?. Aún así no hemos de olvidar nuestro caminar...siempre adelante !!.

Un beso amiga Laura

Silvia G S dijo...

ENHORABUENA POR EL POEMA... DESDE GRANADA.

SERÍA UN PLACER QUE LEYERAS AQUÍ.

ESTAMOS EN CONTACTO