29/3/13

Ausencia


( Foto de la red)


Con una lágrima inoportuna
resbala por mi mejilla tu ausencia.

Elegí el camino más correcto
pero tiemblan mis pies mientras avanzo.

Mirar atrás no despeja los árboles caídos;
el barro regenera mi piel ajada
destapando la sequía.

Duelen las piedras en los pies desnudos
y el viento nunca deja de empujarme.

Perdóname
si hoy vuelvo a caminar sobre mis huellas,
si pido en un impulso que regreses,
si caigo en el error de la disculpa.

14 comentarios:

Saudades8 dijo...

Laura no hay por qué pedir perdón, aveces los caminos se separan, otras, pasado el tiempo, se pueden volver a unir.

Un cálido abrazo

Nines Díaz dijo...


Me ha emocionado este poema que transmite tan desnudamente ese sentimiento de volver a andar sobre nuestras propias huellas sin culpas.

Enhorabuena, Laura. Muy bueno.

Un abrazo, Poeta.

andré de ártabro dijo...

La melancolía y la nostalgia llenan de bellos matices unos sentimientos que nos transmites con tus tus preciosos versos
Besos..

Rafael dijo...

¿Cuántas veces damos esos pasos adelante y luego retrocedemos por diversos motivos?
...Quizás miramos mucho atrás para tener una referencia o para buscar unos recuerdos.
Un abrazo en la noche.

tikkun dijo...

Duele renunciar, duele dejar atrás aquello que ama pero dicen que el tiempo es sabio.. muy bello poema, tan lleno de nostalgía como el olvido... saludos

TriniReina dijo...

A veces, la costumbre nos confunde con dolor de ausencia...

Hermoso hasta doler.

Besos

María Socorro Luis dijo...


Las renuncias siempre duelen.

Bello y sincero.

Felices días, Laura. Con besos

La Solateras dijo...

Me encanta esa sensación de duda que transmite, de tomar una decisión pero no estar segura de que sea la correcta. O sí, pero de todas formas duele lo que se deja.

La última estrofa, magistral.

Un beso, Laura.

Carver dijo...

Gracias por tu comentario. Me encanta tu poesía. Un abrazo.

carmen jiménez dijo...

A veces el viento es el único aliado para seguir avanzando por más piedras que tenga la senda. Ciertamente mirar atrás no despeja el camino, pero al menos nos recuerda que somos capaces de sortear todos y cada uno de los obstáculos que la vida se empeña en ponernos a cada paso.
Coincido con Ana en tu magistral final si no fuera porque soy incapaz de quedarme con una sola estrofa.
Mis aplausos y mi amor.

Rosa dijo...

Qué gran poema mi niña. Tremendo lo que dices, hermoso cómo lo dices y los últimos versos, una maravilla.

Un abrazo emocionado y cálido, pero ante todo, cercano.

Anónimo dijo...

¡Qué envidia siento de aquel que fue tu error!

TORO SALVAJE dijo...

Duele avanzar y dejar atrás lo conocido.
Pero a veces no queda más remedio.

Besos.

cirugia de nariz dijo...

hermoso todo lo que escribes... se nota que cada una de las palabras te salen del alma... a mi tb me encanta la escritura y la poesia y en mis
ratos libres me gusta recorrer blogs en busca de talento y el tuyo me ha maravilladofelicitacionees
saludos

Marcelo
Cirujano Especialista en cirugia de nariz