17/7/13

Pozos



Llevo una mueca gris en la garganta,
una rosa espinada entre las piernas
y un baúl de recuerdos averiado
que no me deja ver su contenido.

Llevo los horizontes como lanzas
y la miseria ruin haciendo mella;
por eso yo me voy, desaparezco...
No quiero ser el tú que me devora.

Caminaré en silencio las miradas
que me regale el día cuando pueda,
obsequiando la mía, transparente.
Y a aquel que no le guste, que no mire.

24 comentarios:

Maritza dijo...

MI querida Laura...la mirada siempre develará lo que no se puede ocultar. Sin embargo lo vale todo el ser siempre sincera y transparente ante la vida (no dejando de lado,por supuesto, la voluntad de mejorar), que la peor amargura es ser falso con nosotros mismos,y con un mundo que no nos ayudará finalmente.

Por ahora,creo que a la hablante del poema, le es mejor no abrir ese baúl, por algo se averió... es mejor dejarlo así, y a su tiempo abrirlo suavemente,como si de pétalos de rosas que hay que cuidar,se tratara.

El dolor del poema nos lacera, pero las cosas suelen cambiar,cuando se ventilan las situaciones y permitimos también la ventilación de nuestra propia alma, sacando dolores y amarguras,y se renueva de alguna manera nuestro ser,ante la admiración de nuestra alma y nuestros ojos que no pueden creerlo.
Que así sea también para esta bella y doliente hablante.

MI ABRAZO GRANDE, MI BESO, Y MUCHAS BENDICIONES PARA TI, LAURA QUERIDA.

Mcarmen Fabre dijo...

Con esa mirada tuya y lo que expresa podrás modificar y rehacer cualquier situación.

Me encanta el poema, Laura.

Un beso.

Paco Lainez dijo...

Versos cargados de desesperanza...


Me gustó tu poema.



Saludos desde El Bierzo

carmen jiménez dijo...

¡Cómo pesan los baúles cuando no puedes vaciarlos de recuerdos! Pero llegará el día, no queda más remedio que tendrás que arreglar el candado por mucho que se resista y comenzar a desprenderte de lo más pesado. ¡Y esos horizontes detrás de la nuca como espadas de Damocles! que parece que te miran en lugar de poder mirarlos tú a ellos. Pero nos queda la mirada transparente y las risas que aún quedan por reírse. Me pido una mirada tuya a cambio de una de mis sonrisas.
Mil beso Laura.

TriniReina dijo...

Por mucha oscuridad o dolor que ocultemos en los adentros, la mirada siempre dirá la verdad sobre nosotros.
Aún así, viva la transparente mirada.

Besos

PD: Gerardo es tan tuyo como mío:):)

José Manuel dijo...

En esa mirada veo todo el equipaje de una vida, los dolores y risas que se posan en el fondo de su alma.

Feliz día
Besos

Gustavo Figueroa V. dijo...

El equipaje de la vida cargado de desesperanza total, con los látigos del día a día desgarrando el alma y dejando huellas sobre una tierra que no se cansa de dolores.
¡Qué ojos!
Saludos.

Rafael dijo...

Quizás la mirada lo dice todo.
Un abrazo en la tarde.

Lapislazuli dijo...

De acuerdo!!!
Las letras y la imagen en una simbiosis correcta
Abrazo

Julio Díaz-Escamilla dijo...

Llevo aquí en la mirada, el afecto de tus palabras, la memoria de tus versos y un te quiero en la garganta. Felicitaciones. Estoy volviendo.
Un abrazo inmenso.

elisa lichazul dijo...

esas muecas nos rondan desde lo más íntimo querida Laura
se nos hacen rutinas y hasta las maquillamos en muchas oportunidades

es tal cual lo plasmas
besitos y energías

Otto dijo...

a mi se me antoja cristalina, a la altura de mi inocencia.

Gizela dijo...

Sabio poema...
La vida hay que caminarla, mirando transparente..
Y los baúles averiados...dejarlos en cualquier camino...

Un poemazo!!!!

Besos Laurita!!!!

Amando García Nuño dijo...

Entonces, ¿eras tú? Me refiero a la mujer que vi esta mañana, con un baúl averiado y repartiendo algo.
Lástima, creí que era algún folleto comercial, si hubiera sabido que era tu mirada, me habría acercado.
Bueno, me conformaré con tu blog.
Salud-os

soy beatriz dijo...

Hola Lau...tantísimo tiempo...abrir caminos es difícil y agregar y mantener caminos abiertos me resulta aún más, por eso mi ausencia.
Vuelvo a asomar mi cabecilla...Un abrazo enorme !!!!

Manuel dijo...

Querida Laura: posiblemente este es uno de los mejores poemas que te he leído. Enhorabuena por esa perfección métrica y de ritmo.

Además, debo felicitarte por ese " No quiero ser el tú que me devora." y por ese otro "Y a aquel que no le guste, que no mire."

Un beso.

Rosa dijo...

Sin que sirva de precedente, estoy totalmente de acuerdo con Manuel (jajaja!). Aunque, ahora que lo pienso, no del todo, porque ya sabes que me encanta ese “grita” que pone los pelos de punta a quien ha tenido la suerte de oírtelo leer, como yo. De cualquier manera, lo que tengo claro es que cada día escribes mejor, mi niña. ¡Buen trabajo!. Un beso

María Socorro Luis dijo...


Sabes Laura?
Estoy de acuerdo con tus comentaristas; hay una curva ascendente en tu gráfica poética.

Enhorabuenaybesos.

Rafael dijo...

Lo malo no es que llevemos todo eso que dices, sino que tengamos que poner buena cara, para cubrir las apariencias, cuando desearíamos la soledad y el silencio.
Un abrazo y lindo día querida amiga.

uniformes para medicos dijo...

Me encantó!

elisa lichazul dijo...

así es Laura , el vuelo cada quien se lo cree y se lo vive como según le nazca

gracias por devolver la huella
ten una jornada preciosa
abrazos

Carlos Regalado dijo...

La vida, plagada de sombras... que tanto nos enseñan Laura.
He publicado este poema tuyo en Realidade Cero.

Aquí puedes verlo:
Pozos... con Laura Caro

http://www.realidadecero.com/2013/07/realidade-cero-con-laura-caro.html

Espero que te guste la idea.
Un abrazo

Carlos Regalado dijo...

Tb he enlazado tu rincón al mío. Un saludo, Carlos Regalado

torrelodones taci dijo...

Felicidades. Sencillo, íntimo, desgarrador.