31/8/13

Invierno


 (Foto de la red)




Y cuando llegue,

tú ya estarás dormido...

Y miraré tus labios
        apretados
rendidos ante el día.

Te arroparé en silencio,
apagaré la tele
y, lentamente,
me meteré en el lecho,
buscando en tu calor
 una mentira.

Y la verdad más simple
se hará sitio en el centro
de la cama.

Solo entonces sabré
que duermo sola.

7 de febrero de 2013

13 comentarios:

Rafael dijo...

Si alguien busca "esa verdad", me gustaría que "nunca se mintiera" así mismo.
Un abrazo en la noche.

carmen jiménez dijo...

Ufff! ¡Vaya final imprevisto y tan cierto! Es un poema de los de verdad de la buena.
Besos mil amiga mía.

María Socorro Luis dijo...


Un poema cinco estrellas, Laura.
Mis felicitaciones.

Marisa dijo...

Querida Laura,
es un poema
tan de verdad
que me emociona.

Biquiños.

Toni Aznar dijo...

Buen poema Laura

Un abrazo

La Solateras dijo...

Coincido con Marisa y con Carmen. El poema estremece de tan sincero. Así es como se hace buena poesía. Besos mil

Maruja dijo...

Un buen poema Laura enhorabuena. Feliz domingo.

mónica pía dijo...

el perfecto título le has dado...

cariños

Otto dijo...

Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.
Algunos naufragamos en oceanos de mentira, y aún así, despertamos entre los restos del naufragio..
dando gracias a la vida.

Marcos Callau dijo...

Un poema estupendo y muy crudo, Laura, te felicito por él. Buscando en el calor una mentira. Es un verso estremecedor. Me ha encantado. Gracias por regalarnos poemas como este.

José Manuel dijo...

Cuando la verdad y la mentira andan juntas, la soledad habita entre éllas.
¡Precioso!

Besos

Amando García Nuño dijo...

Bueno, como has colgado el texto en pleno estío, quizá lo debas agradecer.
Y quizá, de todas formas, también.
Abrazos, siempre.

Gizela dijo...

Ufffff!!!
Eso me dolió de recuerdos!!
Una verdad grande como una catedral

Buenísimo el POEMAZO!!!!
Besotesssss