29/9/13

El hueco


(Imagen de la red, desconozco su autor)


Aquí, entre  mi cabeza y mi ombligo,
habita la tristeza de la nada,
amarga y enquistada en el silencio.

Extrañamente tiene sus raíces
aferradas a mí desde hace años
pero supo pasar inadvertida.

Fue por casualidad aquel encuentro
en el que las palabras no fluían
y el calor del amor estaba ausente.

Después ya nunca más pude evitarlo:
obsesa compulsión de recrearme
mirando mi vacío en el espejo.

No hubo prenda eficaz que fuera abrigo
del frío de la lluvia con cristales
entrándome por todas las rendijas.

Inquieta e incapaz de dar sentido
al collar de las horas en mi vida,
me acurruqué en el sueño de quererte.

Y a veces sigo ciega y aún lo niego:
creo que fue mentira ese momento
en el que aquella bala me hizo daño.

13 comentarios:

Rafael dijo...

Hay que rellenar ese vacío con un nuevo sentimiento.
Un abrazo.

Otto dijo...

por las grietas, igual que se nos va la vida...también entra la luz. Hay que estar dispuesta a aprovechar el viento, cuando sople a favor.

Manuel dijo...

Lo bueno, Laura, es que cada vez más estás sabiendo vestir el pensamiento con una figura poética impecable.

A diferencia de otras cosas que leo, no te has vuelto prolija ni insustancial. Me sigue gustando lo que escribes.

La Solateras dijo...

Abundando en la idea de Manuel te digo que estás escribiendo unos poemas mucho más densos, con mucho más contenido, el que se lee y el que se sobreentiende, que cuando todo era una apariencia de felicidad. La realidad es mucho más rica que la vida ideal que nos forjamos. Un beso.

Noris Marcia dijo...

"Me acurruque en el suenno de quererte" lindas palabras. Saludos desde EEUU.

Amando García Nuño dijo...

Al final, llegamos a la intuición de que (todos) los momentos son mentira. Tus endecasílabos, no.
Abrazos, siempre

María Socorro Luis dijo...



Una bala fantasma, Laura...

Abrazoreal.

José Manuel dijo...

Los huecos que deja el dolor, hay que rellenarlos cuanto antes, no vaya a ser que se nos vaya por éllos las ganas de vivir.

Besos

ohma dijo...

Es muy bueno el poema.
El dolor parece que ocupa todo el espacio que un dia lo hizo el amor.
Saludos.

Gizela dijo...

ayyyy! Nos acurrucamos en sueños
Y terminamos sin saber...
Hay cosas que nunca se entenderán, bajo la perspectiva de una bala
Tal vez... sólo despues de sanar la herida, y atrapar un nuevo sueño!

Besossss POETA!

Sneyder C. dijo...

Hay que dejar salir las raíces de ese hueco para que entre de nuevo la luz y te inunde de vida…

Un cálido abrazo.

Víctor dijo...

Este poema, como la vida, tienes curvas, tiene pendientes hacia arriba, también hacia abajo pero al corazón apuntan siempre en línea recta.

Navegante V dijo...

Espero que desde entonces se haya ido rellenando ese vacío en gran medida, rellenando en parte de los pequeños fragmentos que podamos devolverte todos a quienes nos gustan tus textos
Vaya otro fragmento desde aquí...