16/2/14

Laberinto

( Foto de la red)


El laberinto tiene algunas salidas,
pero cuesta encontrarlas. No en vano
lo adornan madreselvas y jazmines
que despistan miradas y caminos...
Como toque final, se abre sólo de noche.


"El laberinto siempre fue igual "
                              - me dicen todos-.
Pero no era inquietante como es ahora.
Yo jugaba de niña a explorar cada senda
y a sacar conclusiones. Yo era la maga:
la feliz habitante de mi precioso laberinto.


Ahora, de par en par, murmuran los pasillos;
se han movido las ramas, se ha desprendido el suelo...
tantas bifurcaciones lo hacen amargo.
Huele a muerto en el Norte y nuestra brújula
deja de funcionar en cuanto entro en él.

No es fácil decidirse; no hay margaritas:
se queda el sí y el no en pura quimera,
con la duda en los dedos enredada.

18 comentarios:

Rafael dijo...

Así son los laberintos que nos encontramos en la vida, y nosotros con la margarita de los cuentos en la mano pensando...
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Huele a muerto hacia donde caminamos.

No hay salida.

Besos.

elisa lichazul dijo...

huele a muerto siempre en los laberintos... sobre todo de aquellos que se dieron por vencidos rápidamente


besitos

Maruja dijo...

La vida es un laberinto, pero siempre hay una salida si lo intentas. Feliz semana Laura.,

Saudades8 dijo...

Las malas experiencias nos hacen dudar del camino a seguir pero una vez comenzado solo nos queda continuar aunque a veces choquemos con "otro" muro.

Muchos besos,

José Manuel dijo...

Encontrar la salida se hace dificil, algunos no llegan a conseguirlo, asi es el laberinto de la vida.

Besos

carmen jiménez dijo...

Al final he sentido el nudo de la duda, el presagio de que nada volvrá a ser como era. cuando llegas a este núcleo, la salida está más cerca. Pero es lo que tienen los laberintos, hay que recordar muchos datos para no volver sobre los pasos y no cejar en encontrar la salida.
Dichosos laberintos!!
Lo dibujaste con palabras precisas y preciosas.

Otto dijo...

los senderos se bifurcan, y decicidimos nuestros itinerarios. A veces con mayor puntería que otras. Es saludable equivocarse, casi tanto como cuando sin darnos cuenta giramos una esquina y nos topamos de bruces con la felicidad más inesperada.

TriniReina dijo...

Es difícil salir del laberinto. Algu@s,para siempre "enlaberintad@s" se quedan.

Besos

La Solateras dijo...

Nunca dudes de lo vivido, Laura. Fue verdad. Como es verdad ahora tu presente.

Besos siempre.

María Socorro Luis dijo...


La vida, un laberinto con salidas engañosas. Buen poema, como de costumbre.

Mi abrazo de siempre

Pluma Roja dijo...

En un laberinto cuesta encontrar la salida, si la has encontrado no vuelvas a entrar.

Precioso poema Laura.

Un abrazo.

Maritza dijo...

Cuando las cosas parecen alteradas, o lo están de verdad, es natural sentir desestabilización.
Cambian los paisajes,los colores y los olores, y nuestra propia capacidad para afrontarlo; todo cambia...
Y siempre hay un remanente dentro nuestro que nos sujeta para no caer; nuestra capacidad de resiliencia, y si hay fe, mucho mejor.

Abrazo grande, mi querida Laura.
Siempre tan potentes tus letras (la vida misma!).

Amando García Nuño dijo...

Bueno, se está bien, dando vueltas por aquí dentro. Fuera, en ese diseño de avenidas abiertas, no sabría dónde ir.
Abrazos, siempre

Amapola Azzul dijo...

Bueno, pero no deseperes.

Besos.

Jerónimo dijo...

Es que de niños no hay laberintos que se nos resistan. Luego ya es otro cantar.

Saludos.

Conie dijo...

Sin duda éste poema es para reflexionar, muy hermoso!

Laura caro dijo...

Laura, hermosos tus poemas, soy de argentina y me llamo laura caro tb