10/5/14

Lluvia


De niña yo jugaba a que la lluvia
era mi amiga en todas la batallas:

jugaba a que la lluvia era la llave
para borrar los restos del pasado;

jugaba a que las gotas eran vida
que entraba por los poros a mi cuerpo;

jugaba a que era música al  posarse
con fuerza sobre coches y calzadas;

jugaba a que era flor y ella me hacía
crecer mucho más rápido que antes.


De niña yo creía que la lluvia
era el hada madrina de las plantas:

creía que las nubes barruntaban
un día malo antes de que ocurriera;

creía que la lluvia era castigo
cuando algo remordía mi conciencia;

creía que el cristal de mi ventana
jugaba con las gotas a ensuciarse.

De niña yo jugaba y  me reía
porque la lluvia estaba solo fuera.

14 comentarios:

albert dijo...

appreciate much your poems. kisses

Maritza dijo...

De niña...
Qué profundidad,amiga...
Hermoso, humano,inquietante; sensible.

Pero creo también en las lluvias de bendiciones, y por eso pido para la hablante que ésta la moje entera.

ABRAZO GRANDE GRANDE.

TriniReina dijo...

De niña creemos y soñamos tantas cosas...
Luego los años nos sacan del error o nos abocan al delirio.

Me encanta

Besos

Maruja dijo...

De niña solemos confundir la realidad, con el paso de los años lo vemos todo muy claro. Feliz domingo.

María Socorro Luis dijo...


Encantador poema a la lluvia, con ese ritmo de canción infantil.

Abrazodedomingo

José Manuel dijo...

En la infancia cualquier cosa que nos rodea se puede convertir en una fantasia, que bien si no despertasemos nunca.

Besos y un abrazo grandote

Joaquín Galán (Jerónimo) dijo...

Toda infancia tiene fantásticos recuerdos con la lluvia como protagonista,siempre era un acontecimiento ver llover y sentirla en nuestros cuerpos infantiles.
Me trajo recuerdos tu poema de lluvia con un final demoledor pero hermoso.

Saludos.

Narci M. Ventanas dijo...

Cuando la tormenta se nos cuela por la ventana y hasta sin paraguas nos deja, las cosas ya se ven de otro color. Pero siempre nos queda la poesía, que es el hada madrina del corazón.

Besos

La Solateras dijo...

Buen poema, Laura, pero sobre todo un final brillante.

Un beso fuerte

Rosa dijo...

Cómo me gusta leerte cielo, casi tanto como escucharte leer tus poemas.

Me encantan esos versos finales y la forma en la que llegas a ellos. Buen trabajo compi. Un abrazo

Darilea dijo...

Lo triste de la lluvia Laura es cuando traspasa los cristales y se afinca en el alma.
Besitos :)

Gustavo Figueroa V. dijo...

Los recuerdos de una infante llenos de fantasía, sin que la lluvia toque su alma...sólo un recuerdo feliz de niña a salvo de la lluvia, la que moja el cuerpo o la que puede ser peor, la que moja y daña el alma.
Bello poema!

Javier Hervás dijo...

Me ha encantado. Transmites mucha...sensibilidad =D

Anónimo dijo...

decir que es bello y hermoso es poco. me ahce acordar a algunos poemas que leí en Soy un suicida