5/7/14

Crisis existencial

 
(Foto de la red)


Se colapsa mi ciudad.

Las torres se desmoronan.
Cuatro torres que crecieron
día a día con esfuerzo.

Se inclinan hacia otro sitio
como si nunca se hubieran
sentido parte de éste.

El asfalto se derrite.
El asfalto que probaba
que  había algo seguro.

Los puentes son puentes-trampa
que no dejan regresar
al lugar de la partida.

Las calles están repletas
de payasos incansables
y vampiros de la paz.

La escuela no tiene espacio.
Las materias ya no cumplen
su objetivo primigenio.

Todo ha cambiado su nombre.
Se llama amor al dinero
y verdad a la falacia.

Son famosos los ladrones,
venerados los absurdos
y aplaudidos los salvajes.

Y me miro en el espejo.
Y me siento de otra especie.
Y me lloro en la derrota.

Me está viviendo la vida
sin sentir que yo la vivo.

13 comentarios:

Máximo Cano dijo...

Me gusta como escribes. Volveré para ir aprendiendo.
Saludos.

Rafael dijo...

Pues trata de asirte a esa vida y que no se escapa Laura.
Un abrazo.

Gizela dijo...

A todos por momentos nos vive la vida Laura...
Pero hay que aprender a tomar el control

Bello poema reivindicatorio
No dejaste nada suelto del derrumbe

Besosssss poetisa

Rosa dijo...

Que buen poema, ritmo y contenido, Te estaba ya echando de menos y mira por donde, me encuentro una Crisis Existencial que, increíblemente, es una delicia.

Esos versos finales que se deslizan con fuerza hasta el final, me encantan.

Un abrazo compañera.

elisa lichazul dijo...

somos la misma crisis palpitante
en este suelo que nos alberga y nos sostiene

potentes versos , directos a la diana
bss

Maritza dijo...

Yo conozco esta voz que grita desde las entrañas porque no se conforma con esto que pasa...y no es para conformarse!

El mundo entero puede derrumbarse a nuestro alrededor, y eso sólo nos exige a nosotros mismos el valor y la madurez para levantarnos, y crecer. Y estar firmes. Todo redunda para bien de uno mismo, aunque no sea fácil visualizarlo así.

Yo tengo fe en Dios. Y es el único que me ha enseñado a estar en pie, y "en paz, en medio de la tormenta".

Intenso poema, en una intensidad tan cierta como la vida misma...

Abrazo grande, y siempre bendiciones, mi querida amiga y poeta de luz.

Gustavo Figueroa Velásquez dijo...

Un poema que refleja el dramático curso al que ha sido llevado la humanidad; el dios dinero se ha hecho amo y señor del universo condenando a la inmensa mayoría de los seres humanos a una vida infame, paria en la tierra, mientras unos pocos acumulan más y más riqueza. Es el dinero el que realmente tiene las riendas del poder político y los políticos que, en realidad, son las marionetas del dinero, crean las leyes que el gran capital necesita, leyes que lesionan los intereses populares. En fin, tu poema tiene un buen mensaje.
Gracias amiga por tu visita a Contrastes.

Edu dijo...

wow, pues si este refugio te crea una crisis, date una vuelta por la realidad y toma un poco de aire....por ahi cerca debe de estar el mar ...remoja la inspiracion...

Amando García Nuño dijo...

en algo así debe consistir el conocimiento. Es lo que hay, me temo.
Abrazos, siempre

María Socorro Luis dijo...

Así es y así nos sentimos. Qué hacer?... Sortear todo lo posible.

Amor y poesía.

Edurne dijo...

Así es, querida compi, así nos sentimos muchos y muchas...
Nos están robando la vida!

Preciosos y precisos tus versos, como siempre!

Fuerte abrazo, besos y aplausos!
Y feliz descanso de verano!
;)

TORO SALVAJE dijo...

Nos están devorando.
Lentamente.

Besos.

Navegante V dijo...

Tu texto es el ejemplo más claro de que existen otras realidades y sensibilidades en convivencia a la realidad que describe el poema.
Tus palabras traen esas realidades y sensibilidades a primer plano, las convierten en reales y nos permite ponerla en común para ver que no son ilusiones aisladas de cada uno de nosotros.