30/1/15

Gente tóxica



Me produce tristeza la injusticia.
Descubrir que son pocos los que dicen
las verdades abiertas; muchos más
los que ponen sonrisa a sus mentiras.

Me produce tristeza la imprudencia
de buscar en los otros los motivos
para el propio fracaso en las tareas.

Me revuelve el estómago encontrarme
con el diablo, vestido de princesa.

Me sorprende la rabia cuando siento
que recibo patadas tras mi abrazo,
que callamos si no tocan lo nuestro,
que escondemos un lobo en el cordero.

Me sorprende la rabia en pleno centro
del pulmón que aún sabía respirarme:
la calumnia en la boca del "amigo".

Me revuelve el estómago. No pienso
dedicarle más tiempo a su falacia.

6 comentarios:

poemas lichazul dijo...

de todo hay en la Viña
todos pecamos igual
no siempre se puede ser políticamente correcto en todo y tampoco un deslenguado ... cómo equilibrar aquello
sin herir susceptibilidades
tarea siempre difícil sin duda

buen fin de semana Laura
abrazos

Rafael dijo...

Supongo que a todos nos revuelve el estómago algo como lo que dices.
Un abrazo.

Navegante V dijo...

Quizá esas sensaciones sean el peaje a pagar de las buenas personas que se implican en querer cambiar las cosas a mejor.
Me quedo con el ejercicio de pensar en que situaciones y/o personas puede alguien sentirse así con uno mismo.

José Manuel dijo...

Es difícil mantenerse insensible a todo lo que nos rodea, pero es todo tan complicado...hay gente para todo.

Besos

María Socorro Luis dijo...

..."que callamos si no tocan lo nuestro"

Con abrazos, Laura

Gizela dijo...

La existencia, como una moneda
Versas con alma uno de sus lados...

Besossss Laurita!!