2/8/16

Crisis pre-menopáusica


 
Va pasando el tiempo y he cumplido cincuenta.
No es que me sienta vieja, es que envejezco
a causa de los golpes que me atesta la vida
que no son grandes golpes, pero son contundentes.

Vendí mi sonrisa en el teatro y ahora ya no sabe
ni siquiera fingirse cuando hace falta,
así que perdí el único arma que me convencía
para mi defensa propia y la de los míos.

Debería pensar en aquellas mujeres de la India
violadas por animales que se creen humanos,
o en temblor de una madre en Venezuela
que no puede comprar leche para su bebé.

Debería pensar quizá en esos niños de ojos grandes
en África, o en lo duro que es malmorir en Siria;
quizá debería pensar en aquellos a los que un terremoto
dejó sin nada, sin apenas lo puesto, sin recursos.

Debería visitar alguna residencia y dar la mano a un anciano
al que nadie visita, o hacer de un hospital mi vivienda por años
mientras veo mi cuerpo caminar al abismo.

Debería saber lo que es que te maten el futuro de improviso,
que te claven el puñal cuando menos lo esperas,
que te sieguen la esperanza de un plumazo
y con ella tu historia para siempre.

Debería meterme en la piel de que arriesga en patera su vida
o colarme en la cárcel más inhumana siendo inocente.

Y sentirme pequeña por las pequeñas cosas que hoy me hunden.

18 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Etapa a superar y luego de pasarla te das cuenta que es un mito muy bien empaquetado je je
CAriños

Amapola Azzul dijo...

Yo sí se lo que es que te maten el futuro de improviso.

Pero tienes razón.
A veces hay que salirse de uno mismo , sin embargo a uno mismo es lo único que tendremos siempre.

Besos.

RECOMENZAR dijo...

eres una maravillo he leido tus blogs Tomo B Complejo con hierro
Me has facinado hoy

josé ángel dijo...

Lo que no nos mata nos hace más fuertes, y no hay mal menor.
Cada persona lleva sus heridas de la mejor manera que puede,
unas son más duras y otras menos, pero la que nos sucede a cada uno es la que mejor sabemos cómo duele, así que hay que supervitaminamizarse y supermineralizarse,
ya verás como volverás a verte sonreir.

un abrazo

Omar enletrasarte dijo...

quiero creer que es imaginación pues no es verdad que a los cincuenta se está frente al abismo
http://enletrasarte.blogspot.com.uy/2011/08/amarla-los-cincuenta-soneto.html (en honor de mi esposa)
saludos

Gizela dijo...

Eres "La Poeta"!!!
Y con quejas, vitaminas y sinsabores de otros, armas un poema.
Uno a uno, los terribles descritos, los he llorado y pensado
Pero Laurita , tenemos todo el derecho a llorar y padecer nuestros propios terribles, así no sean tan gigantes como los que has descrito. Y no por eso, sentirnos pequeñas.

El mundo es un sitio demasiado injusto, pero no podemos cargar con toda la injusticia a nuestras espadas. Porque tampoco podemos evitar cargar con los golpes contundentes que nos propina la vida

Vitamina B , Q 10, llorar cuando se necesita descargar y mucha ilusión para todo el resto de matices existenciales...

Besotessssssss Laurita!!!! y a disfrutar el sol en este nuestro verano

TORO SALVAJE dijo...

Debes sentirte grande por lo bien que escribes.
Eres consciente de ello?
Piénsalo.

Besos encantados de volver a leerte.

José Ramón dijo...

Laura gracias por su visita, al tiempo solo hay que dar una ojeada para que no haga daño es un placer pasar por su blog Saludos

Antonio Fernández López dijo...

Gracias, Laura, por tus palabras. He leido un par de poemas tuyos y me han gustado. Tienen sabor a verdad y eso es imprescindible para consolidar la vida y que no se convierta en un vilano que va de acá p¡ara allá a donde lo¡ lleve el viento. Te invito a que sigamos intercambiando y te mando un beso

Ernesto. dijo...

Bueno, Laura… No soy de poemas. Escribo pequeños textos con más o menos acierto.

Hace poco hice referencia a unas palabras tuyas en un comentario al hacer yo otras en el mismo. Ahora te encuentro en otro. Leo tus palabras.

¿Son tuyas? ¿Eres tú? O como la mayoría de las personas que escribís poesía cogéis un tema y punto.

Si eres tú, te digo…

Acabo de cumplir 68… Y no envejezco. Puede que vea pasar el tiempo, llegar una estación y otra, pasar. Pero no envejezco.

Golpes en la vida. Quién esté libre de ellos que tira la primera piedra. Es la vida. Llegan no para quedarse, otra es su función, su razón de ser.

Pensar, o vivir, en cosas que no están en tu mundo concreto… ¿Mundo concreto? ¿Pero no es el mundo único el lugar de todos? Puede que haya ese mundo de todos… Pero lo que sucede en él no es para todos. (Y aquí hay que puntualizar que puede confundirse esta afirmación con “egoísmo” o indiferencia. Nada más lejos de la realidad)

Eso sí estaría bien. Visitar alguna residencia y estrechar la mano de alguien. O mejor un abrazo, unas palabras, una sonrisa… Pero todo ello dentro de tu entorno, su proximidad, tu vecino… Ese al que hace tiempo que, por una u otra causa, dejaste de hablar. No es necesario viajar al otro lado del mundo… Lo de allí está aquí, muy cerca de ti.

Razones para el “hundimiento” puede que haya, pero para salir a flote del mismo, multiplicado por mil.

Es la vida. Es muy sencilla. No fácil, pero sí sencilla.

Un abrazo.

PD: Así ha salido esta tarde de sábado!

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

a mis 51 no he tenido mucho tiempo para asimilar el paso del tiempo y la vejez
pero la verdad no me preocupa
solo escucho mi corazón y mi cuerpo y hago lo que me nace
no sé si estará bien, pero yo me siento bien

abrazos Laura y a disfrutar la vida no más

Maria Rosa dijo...


Creo que no es tan difícil, lo he vivido y busqué salir a flote con algo nuevo. Allí surgió la literatura que durante años, por mi trabajo había dejado a un lado. Son etapas, siempre algo bueno surge.

mariarosa

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Abrir ventanas al viento y al sol.


Un Abrazo.

Edurne dijo...

56 largos los que me calzo a estas alturas de año.
De todo, me está pasando de todo. Edad crítica para nosotras u se nos acumulan los sustos sinsabores...
A seguir caminando, no podemos hacer otra cosa. Las etapas de la vida son todas distintas. Habrá que saber buscar algo de luz cuando toque transitar por el túnel!

Besos y abrazos, compañera!
;)

María Socorro Luis dijo...


Querida Laura.

Vuelvo a leer tu poema. La primera vez me desconcertó: Crisis por tus 50 espléndidos años?...

Deberías pensar... y piensas en todo eso que es lo que provoca el malestar. la crisis existencial permanente, (por la impotencia). Como es posible vivir feliz, en un mundo en el que tantos sufren?...

Un abrazo enorme, de los nuestros.

María Perlada dijo...

Hay etapas en la vida por las que hay que pasar, esas no nos las quita nadie, pero lo importante es intentar llevar esa etapa por la que estás atravesando, lo lo mejor que se pueda, con optimismo, y buen humor, porque son etapas de la vida, por las que se entra y por las que se sale.

Me encantó tu poema, y te agradezco tu visita a mi blog, con tu permiso me quedo por aquí y te enlazo para no perderte.

Un beso.

Carmen Troncoso dijo...

Y si es terrible pero no es la hora aun valor!!

Esilleviana dijo...

Te siento experta, con mucha sabiduría, competente y con gran maestría en todo lo que piensas y escribes, por tanto, estás en la edad ideal de toda mujer... o quizá sea màs oportuno señalar, edad ideal de toda persona.
Me alegro por leerte y feliz verano.

un fuerte abrazo