20/4/17

Como una perdiz

( Imagen de la red)


Voy bañando de risas las baldosas
que llevan a mis pies a su destino:
las blancas son el agua y no se pisan;
las verdes, una a una, las alcanzo.

Mis boca tararea una estrofilla
que acabo de inventar esa mañana
de esas que vienen solas, se te instalan
y tienes que escribir en cuanto llegues.

El viento se ha atrevido a ser grosero
y levanta mi falda mientras salto,
pero nada me importa en ese instante
en el que llevo luz a borbotones.

El hombre del kiosko me sonríe
pero no sé yo aún de las maldades
que habitan en las mentes retorcidas
y sonrío contenta, y le saludo.

Aún soy una niña y no sospecho
lo que vendrá después y para siempre.


11 comentarios:

Rafael dijo...

Que fortuna seguir siendo niña, Laura...
Un abrazo y no dejes que tu protagonista "deje nunca de serlo"

tecla dijo...

Continúa siendo niña, Laura Caro, tiempo tendrás de llegar a ser mujer.
Encantador poema.

Navegante Del Alma dijo...

La sensación que me queda es de que se trata de una niña en el momento justo en el que está dejando de serlo, intuyendo cosas de tiempos futuros.
Saludos.

Marinel dijo...

He visto en tu poema la feliz indiferencia hacia el futuro que posee la niñez. La dulce ignorancia del devenir, anclada en los mágicos instantes del disfrute de pequeñeces que engrandecemos en esa edad pasajera, blanda y risueña.
Muy bonito, pero mucho, mucho.
Besos.

Lichazul oo dijo...

ayer hablaba de lo necesario que es mantener vivo el niño interior
y mira que belleza de poema nos compartes
la Poesía conecta las mentes y sus emociones

besitos de sol

Taty Cascada dijo...

La perdida de la inocencia es una de las grandes heridas humanas. Por esa razón, intentamos ya adultos, recuperar en parte la ilusión y la credibilidad de la niñez.
Muy bello poema.

Abrazos.

Gizela dijo...

Alegría e inocencia... divino tesoro
Lindo y tierno poema!

Besotesssssssssssssssssssssss

TORO SALVAJE dijo...

Sigues siendo la niña que fuiste.

:)

Besos.

Sneyder C. dijo...

La magia de la niñez, la felicidad junto a su dulzura, pasean por tu poema…quizás todos debiéramos guardar dentro de nosotros esos maravillosos instantes.

Un cálido abrazo

Amapola Azzul dijo...

Encantador poema.
Enhorabuena.

Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...


Optimista, simpático y travieso, nos llega tu poema, sorteando baldosas y con el alma al viento.

Besosniños, Laura