28/4/17

Pedaleando



Me visto con mi traje de ciclista,
-con curvas michelín incorporadas-,
mirándome al espejo traicionero:
Me río de mí misma, ciertamente.

Voy a vivir la vida empastillada,
con trozos de  locura por bandera,
borracha de emociones y pecados,
sin pensarme, ni pararme a pensar,
sin que nada ni nadie me dé freno
hasta que llegue al delicioso abismo.

Un casco de madera me protege 
pero me pesa (- ¡Que le den!- me ordeno).
Lo tiro en la mitad de mi camino
y me suelto el pelo, que se me enreda 
y se divierte libre y desatado.

La melena me golpea la cara,
 vengándose de mí - incorregible-
en las curvas cerradas (y en las otras).

Me meto por el cráneo torpemente.
Pedaleo deprisa y sin mirar,
evitando la voz de don Sensato.

Don Colesterol me pasa con vértigo
pero no le saludo - ¡que se aguante!-;
doña Azúcar está tonta: no sabe 
donde ponerse para que resbale,
pero no caigo en su trampa, por suerte.

Las tres de la mañana y sin dormirme.

No cuento nunca ovejas - ¡qué antigualla!-;
pedaleo sin parar hacia mis sueños.

13 comentarios:

Edu dijo...

Disfruto de la bicicleta, los mejores paisajes en dos ruedas.

tecla dijo...

Caminar pedaleando hacia los sueños es la actividad más gratificante que se pueda encontrar en la vida.
Genial.

Rafael dijo...

Bonito pedalear en busca de los sueños que se resisten...
Un abrazo y seguro que tu protagonista lo conseguirá, ya lo verás.

Marinel dijo...

Jajajaja
Un poema entrañable por lo liberador.
Y es que vivimos encorsetados, así que sí...hay que pedalear a nuestro ritmo con el cabello al viento y a la hora de dormir, o mejor dicho, de no poder dormir, contar lo que queramos, faltaría más!
Yo suelo volver al pasado a por recuerdos y al fin aburro al insomnio y me deja dormir un poco.
:)
Besos y gracias.

Jose Antonio Azpeitia Garcia dijo...

Así con sencillez y desparpajo se llega lejos hasta que el sueño te inunda

Navegante dijo...

Todo un disfrute en libertad absoluta. Y en esos casos no contar ovejas es lo correcto, no conviene dormirse en medio del placer.
Muy bonito.

Jorge Torres Daudet dijo...

Simpáticos versos! Los sueños nos enredan en en aventuras, a veces,imposibles. Yo una vez, no hace mucho,subí al Himalaya.Jo! Qué calor pasé.
Y, como digo en un poema,"los sueños gestan contiendas ahora imposibles".

Sueltate la melena de sueños. Vive, aun sin soñar!
Besos de Carmen y míos.

María Socorro Luis dijo...


Nunca dejes de soñar, ni de hacer versos, así de rebonitos y optimistas.con el pelo al viento y regalando sonrisas.

Cariños

Maruja dijo...

Me encantas tus versos. Feliz día Laura.

TORO SALVAJE dijo...

Tu pedaleas y yo nado.

Servirá para algo?

Besos con humor.

Gizela dijo...

Que ternura de versos Laurita!!!!!
Pedalear hacia los sueños Me acordaré esta noche de tu preciosura de poema esta noche
Anche choqué con todas las pesadillas posibles Hoy amaneció mi alma amoratada

Bessotesssss a ful pedal

José Manuel dijo...

Ir hacia los sueños de la forma que sea, pedaleando o corriendo pero con ganas.
Preciso, muy original.

Besos

Amapola Azzul dijo...

Pedalear es sano.
Besos.