15/11/15

Lejana luz


(Imagen de la red)
 

Me arrastro hasta la puerta con esfuerzo.
Veo una luz azul tras la rendija
y un rayo que atraviesa sin piedad
la cerradura vieja bajo el pomo.
 
Me pesa el cuerpo tanto, que no avanzo
al ritmo que me marcan los relojes.
 
Solía cantar siempre cuando el tiempo
ponía mala cara a mis instantes
y ahuyentar con el canto las tristezas.
 
Pero hoy no tengo voz para elevarla,
ni siquiera me consta que haya lengua
con la que relamer mis sequedades.
 
El tiempo una vez más, me ha derrotado.

9 comentarios:

Rafael dijo...

Seguro que encontrarás esa lengua que también busca tus labios y tu corazón.
Un abrazo.

Marinel dijo...

Al tiempo hay que cederle el paso...no queda otra, pero sin hacer de ello una batalla que ganar o perder, porque ya sabemos lo que ocurre.
Triste y hermoso poema.
Besos.

arantza alvarerz dijo...

Perdona mi atrevimiento te he visto en el blog de mi amigo Marcos Callau y al leer me ha gustado, que bonito poema!!

María Socorro Luis dijo...

Bellísimo, en su desolación...

Gran abrazo, Laura

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Tiempo al tiempo...
Volverá la lengua a seducirte a través del corazón.

Un Abrazo.

Amapola Azzul dijo...

Qué buen poema, Besos.

Abuela Ciber dijo...

Deseandote Nochebuena y Navidad en felicidad te dejo mi regalo... es sencillo pero va de mi corazon al tuyo

Te deseo:
.
Manos que toman la tuya con afecto
Una sonrisa para cuando estés triste
Una palabra en el tono y momento justo.
Trocitos de salud...más que nada en el alma.
Una mariposa para ese día gris.
Gotitas de olvido, para cualquier dolor.
Una cajita hermosa llena de bendiciones.
.
Y..
Nos vemos en Año Nuevo!!!!!
Cariños


©Laura Caro dijo...

Mil gracias a todos por acercaros a mi rincón virtual.
Un abrazo enorme.

Kofi dwrs dijo...

Hermoso, sentimiento y del alma.