3/4/20

Pensamientos




Me desprendo poco a poco de manías
y me invade la necesidad de abrazos
que no di cuando podía a los que quiero.

¡Me pregunto tantas cosas mientras veo
cómo mueren a mansalva los ancianos,
sin la mano de los suyos en su adiós!

A la muerte se le dan bien las sorpresas
y a cuchillo despedaza corazones
sin piedad , sin medias tintas, sin complejos.

Y me pongo en esa piel de la que vive
todo el día junto al hombre que la humilla...
Y  me cruje el alma. Y  lloro de impotencia.

Y me calzo los zapatos de ese niño,
que hacinado en un cuartucho ya no sabe
cómo hacer para que alguien le comprenda.

Y me pongo tras las gafas del abuelo
confinado y asustado doblemente
al que nadie le pregunta cómo está.

Y me  quedo en los pasillos del desahucio,
en la casa del parado o del enfermo,
donde  todas  las desgracias  se amontonan....

¡Y me siento tan culpable por no ser
esa víctima invisible que  no cuenta
a la hora de decir las estadísticas...!

Y me digo: saldrá bien. Estamos juntos.
Somos otros y este amor que se respira
quedará como una huella para siempre.

( Pero yo no sé muy bien si me lo creo...)


© Laura Caro
Abril, 2020

28/2/20

Séver la odnum le

 




         salido
El mundo se ha                 de su eje.

Disfrazamos con fiestas terroríficas
nuestras vetustas tradiciones.

Aracne se ha cansado de tejer
y ahora se dedica a jugar a la ruleta rusa.
Heidi quiere ser cabaretera y hacerse
cien operaciones de cirugía estética.
Son contertulios en la caja tonta
personajes rocambolescos y absurdos
que no saben lo que es ese invento
tan extraño del " turno de palabra".

Para cruzar la carretera
hay que tener dinero y teñirse
las ideas del color del semáforo.
Después del sudor, llega la muerte,
si es que la puñetera no te sorprende antes.
¿ Qué era eso de disfrutar
de una merecida jubilación?

Los animales se sienten reyes
en esta nueva selva, con más derechos
para ellos que para los propios humanos.

Es diputada aquella alumna
que suspendía la Lengua Castellana
y hace cola en el INEM esa otra
que terminó dos carreras
( ¿ quién la mandó estudiar,
a la muy tonta?).

A aquel padre cabizbajo
le ha cantado -su hijo de diez-
las cuarenta y las cincuenta...
después de arrearle una bofetada.

Abuelo, aquí ya no cabes,
no me compliques la vida.
Mis nietos sabrán decir árbol
en tres idiomas y desconocerán
cómo se escribe correctamente en castellano;
y por supuesto que árbol sólo habrá uno,
(no pretenderás,profe, que se aprendan
de memoria todos estos nombres ridículos...).

No se podrán creer que en la escuela
algún día se trabajó en silencio.

Espero serenamente que para entonces
pueda convertirme en emigrante en la luna.

© Laura Caro

                      

19/2/20

A ésa






A esa lágrima impotente
que se escapa silenciosa,
la que pare la injusticia,
la que escupe la tristeza,
la que explota en la certeza
de saberse vaporosa...

A esa lágrima secreta
que se queda en la mejilla,
la perdida, la ignorada,
la que no sabe ser lágrima
y se queda en un conato,
la que nunca será historia
y que casi no es consuelo...

A ésa, le rindo homenaje.

                                     © Laura Caro
                                       Abril, 2012

17/2/20

Como la vida misma

( Imagen de la red)


Si me dejara llevar por la poesía...
no haría otra cosa que poetizarlo todo:
cada amanecer, la risa, el desayuno a medias,
el camino al trabajo, el autobús, la escuela,
la llamada sorpresa, las confidencias,
las miradas, las manos, los gestos,
los abrazos de oso de mis hijos,
esa mirada cómplice tras el secreto,
el olor de la cena, el baño infantil, los juegos,
el libro abierto en la cara dormida,
el beso ( y en el beso, todos los besos...)

¡Qué pena que la poesía
no me pague la hipoteca!



© Laura Caro Pardo

29/1/20

A mi poeta preferido



Hace tres noches de insomnio
que duermo contigo,
delante de ti,
mirándote por fuera y viéndote por dentro,
leyendo tus letras libres y tan tuyas,
las que nacieron un día por necesidad
y que ahora son de todos,
( ¡ay,  mías también!,)
empapándome de ellas,
volando con ellas,
imaginando cómo eras
antes de escribir cada una,
cómo tu voz las recita en el silencio,
cómo te sientes después de parirlas.

Y puedo llorar tus lágrimas
y reír tu risa, y volar contigo...
Y puedo rozar con mi piel
tu propia y única verdad,
ésa que sólo tú puedes defender,
ésa que te hace diferente y único,
ésa que sólo tú puedes escribir
y que quizá, sólo quizá,
sólo tú puedas vivirla auténtica,
por mucho que te empeñes
en regalársela al mundo,
por mucho que pretendas
que el mundo la comparta.

Luego me embriaga la nube de tus sueños
y en los míos creo ver la vida desde ti
como en la película de John Malkovich.

                           © Laura Caro
                             Mayo, 2010

       

6/1/20

El gozo de Ser



Acuno sonrisas,
muelo temores,
trazo caminos
sin final,
siembro flores,
limpio heridas,
bebo lágrimas,
aliento risas,
peino sueños,
doblo tristezas,
dibujo colores,
cuento segundos,
fecundo milagros,
habito corazones,
despierto cabezas,
tirito estrellas,
refugio lluvias,
construyo puentes,
tatúo valores,
ensalzo verdades,
enciendo ilusiones,
invento esperanzas,
agito pausas,
calmo tempestades,
horado silencios,
avivo voluntades,
silencio estruendos,
suavizo espinas,
afilo paciencias,
esculpo nubes,
arrullo inquietudes,
descubro tesoros,
aseguro suelos,
amplío cielos,
leo miradas,
creo lazos,
siento almas...

Sí, lo soy.
Lo adivinaste.
Soy maestra.


         Noviembre, 2011

29/12/19

Batallas perdidas


( Imagen de la red)

Las batallas perdidas de antemano
saben a bitter kas muy revenido,
a horizonte habitante del naufragio
y a puñal afilado en nuestra frente.

Son batallas que vienen sin pedirlas
con la pompa de ser casi reales
a la intrépida muerte de la muerte
que espera agazapada su destino.

No debieran llamarse ya batallas
sino baches, tropiezos o finales.